En la jornada del pasado miércoles se dio por culminado, de manera formal, la contingencia sanitaria por brote de Hantavirus. La localidad de Epuyén fue el epicentro de una charla destinada a la comunidad de la que participaron referentes de salud a nivel nacional, provincial y regional.

Con esta acción las autoridades sanitarias de la provincia cerraron un ciclo, pero con la plena conciencia que es preciso permanecer alerta ya que la  enfermedad es endémica en la zona y que adquirió características muy particulares.

En este contexto se debe recordar que el reciente brote por Hantavirus se cobró la vida de 11 personas, que fueron 34 los casos confirmados y que 23 personas lograron reponerse.

Los números, fríos pero también reales, dan cuenta que 142 personas fueron mantenidas en aislamiento selectivo para evitar que la enfermedad siguiera propagándose. Esta acción, inédita en la zona, culminó hace pocas horas y fue acompañada por una importante red de contención que abarcó diversos aspectos de la cotidianeidad de estas personas.

El brote de Hantavirus inició en una fiesta en Epuyén el pasado 3 de noviembre conociéndose el primer caso un mes después. A partir de allí nada volvió a ser igual para los vecinos de la vecina localidad. Tampoco lo fue para los afectados en El Maitén, Trevelin, Cholila, Esquel y Lago Puelo.

En el análisis del manejo de la contingencia es importante destacar el trabajo de los empleados del Hospital Zonal Esquel y puestos sanitarios de la región cordillerana (como así también de quienes llegaron de otras ciudades) que se abocaron a sostener el sistema de salud público sin importar horarios, temores y cansancio acumulado.

Para las autoridades del área llegó el momento del balance de todas las medidas adoptadas durante la contingencia, el planeamiento de instancias de investigación que permitan conocer más sobre la enfermedad y el fortalecimiento de las campañas de prevención. El olvido es primo hermano de la reincidencia: la población debe estar atenta y el Estado tiene la obligación de recordárselo.

Cuando pasen los meses todo comenzará a perecer lejano, sin embargo para las familias que perdieron seres queridos nada será como antes y esa ausencia será siempre real y reciente. Para quienes debieron permanecer en aislamiento selectivo la experiencia tampoco será fácil de olvidar.

Mirar (y revisar) el pasado para seguir aprendiendo es el desafío que nos espera en este futuro tan cercano e inmediato. De nosotros depende.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here