Reducción del horario laboral, acuerdos por productividad y sustitución de las indemnizaciones son algunos de los aspectos centrales de la Reforma Laboral que el Gobierno Nacional pretende llevar adelante.

En este año electoral la administración de Mauricio Macri intentará – por tercera vez – que la Reforma Laboral sea puesta en práctica con el (supuesto) aval de algunas organizaciones sindicales. Las empresas, según advierten medios nacionales y como es de esperarse, estarían de acuerdo en las medidas que se podrían adoptar en materia laboral.

El Gobierno apuesta a que este tercer intento tenga éxito y para ello propiciaría la modificación de los Convenios Colectivos de Trabajo (C.C.T) evitando así que la Reforma Laboral sea tratada en el ámbito del Congreso donde no tuvo el tratamiento esperado en los dos últimos años.

Ante este nuevo intento de atropello a los derechos de la clase trabajadora Sindicatos y Gremios deberán estar a la altura de las circunstancias para defender a sus afiliados y a cada derecho ganado a través de la lucha. A los trabajadores, en la historia de nuestro país, ningún gobierno (municipal, provincial o nacional) les regaló nada. Cada derecho fue conquistado en las calles como parte de la lucha.

Nada debiera poner en peligro la correcta aplicación de los Convenios Colectivos de Trabajo porque en ellos se encuadran todos los derechos y obligaciones de las partes: patronal y empleados.

Los C.C.T constituyen una herramienta fundamental para cada trabajador. Son la garantía de que siempre se puede avanzar en la adquisición de derechos. Atacar su espíritu y tergiversar su redacción para favorecer a la patronal no resulta admisible.

Defender, resguardar y proteger a los Convenios Colectivos de Trabajo de cada sector del trabajo deberá ser la bandera de lucha de los trabajadores y de sus dirigentes. No hay espacio ni tiempo para los “tibios” o dubitativos.

La decisión del Gobierno Nacional es clara: ahora van por los C.C.T y la firmeza de los trabajadores en su defensa deberá ser también una decisión porque permitir la flexibilización laboral nunca debe ser una opción.

Foto: Imagen Ilustrativa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí