Entrevista: “El periodismo esquelense tiene la necesidad de seguir buscando verdad”

0

Es empleado de Radio Nacional Esquel desde 2010 – habiendo ocupado el cargo de director interino (2013-2015)- está casado, tiene dos hijos y es, además de comunicador social, Maestro Mayor de Obras. Su Curriculum profesional también nos deja saber que formó parte de las Áreas de Prensa del municipio local en 2007 y antes de eso en la Municipalidad de Rafaela.

Francisco Peralta, “Nano” para los amigos, (49) repasa en esta entrevista con La Portada su trabajo vinculado a la comunicación y a la militancia social. Asegura, también, que el caso Maldonado marcó para él “un antes y un después”.

La Portada: ¿Cómo surgió la inclinación por la comunicación?

Francisco Peralta: Tiene que ver con la formación política y social. Empecé a participar de espacios políticos y sociales en 1985. Participaba de la vida de una Parroquia en Rafaela y fuimos a un Encuentro de Jóvenes en Córdoba. Eso trastocó un poco mi visión de la participación colectiva. A partir de allí comencé a participar del Movimiento Misiones Rurales (con una formación específica) y empecé a trabajar con sectores muy vulnerables de Rafaela y del norte de Santa Fe. El otro ámbito de formación fue la educación popular participando de un proceso muy fuerte con un proyecto que se llamaba Comunicación Alternativa hacia fines de los ´80 que luego vira hacia la comunicación popular. Llegué a integrar la Red de Comunicación Popular del Centro de Educación de Adultos de América Latina. Gracias a ese espacio formativo hice distintas cosas como, por ejemplo, dirigir una Revista. Siempre estuve vinculado al desarrollo de los movimientos sociales y políticos de mi comunidad.

L.P: ¿Qué temáticas le interesan actualmente?

F.P: Me interesan todas las temáticas que puedan mover la aguja de la justicia social y del desarrollo humano en términos concretos de vida y felicidad de la gente. Quien se dedica a la comunicación tiene una responsabilidad muy importante porque es un derecho humano. Me siento muy triste cuando se le niega a la gente el derecho a la comunicación. Las pantallas falaces, esquivas o que ocultan buena parte de la realidad es negación del derecho a la comunicación. Creo, además, que la comunicación tiene un posicionamiento. No hay comunicación que no sea subjetiva y que no tenga un interés. Para mí hay dos formas de comunicación: una que subyuga al ser humano y una que libera al ser humano. Yo trato trabajar sobre la segunda.

L.P: ¿Cree que las Redes Sociales benefician o perjudican a la comunicación? 

F.P: En tiempos de censura muy nítida, en muchos niveles de la comunicación en Argentina, sin las Redes Sociales los argentinos estaríamos mucho peor. Las Redes Sociales, como cualquier herramienta comunicacional depende cómo y con qué objetivo se la use tiene tal o cual resultado. En el caso de los sectores populares nos son muy útiles porque de otra forma no podríamos acceder al gran público o de interactuación directa.

L.P: ¿Qué considera que la falta al Periodismo de Esquel?

F.P: No sé si le falta. Creo que el Periodismo, como cualquier oficio, es un espacio de aprendizaje. Yo no sabía hacer periodismo la primera vez que estuve frente a un micrófono, pero sí tenía ideas, principios y formación de vida. Me fui haciendo periodista y me seguiré haciendo periodista. El Periodismo esquelense tiene la necesidad de seguir buscando verdad. Nos falta trabajar con mayor profundidad esa mirada sobre la realidad. Para mí el periodismo que no dice, que no elige una postura, que no tiene una visión de su comunidad para interrogar, molestar al poderoso y decir lo que hay que cambiar para que la gente viva mejor a mí no me gusta. Pero comprendo que hay otro periodismo que está ahí y yo lo combato desde mi actitud periodística.

L.P: ¿Cuál fue tu experiencia de cobertura periodística en el caso Maldonado?

F.P: El caso Maldonado marca para mí un antes y un después. La cobertura comienza con la ocupación del Pu Lof en 2015. Fui siguiendo atentamente lo que pasaba y cuando supimos que estábamos ante un posible caso de desaparición forzada me dije que era un tema importante para ver si otro lo trataba. Se fueron construyendo relaciones con otros colegas del país y fue circulando la información seriamente entre distintas fuentes periodísticas que fueron centrales. Para mí el caso está lejos de resolverse. Creo que Santiago Maldonado murió en el marco de un proceso represivo muy fuerte y hay que investigar hasta las últimas consecuencias. Ojalá, desde el periodismo, acompañemos esa demanda porque todavía no se sabe la verdad. En el caso Maldonado se cruza lo más profundo de la ética periodística con lo más profundo del compromiso social de una persona en una comunidad. Hay gente que en este pueblo – y en esta provincia – no se puede hacer el distraídos con la muerte de Maldonado porque también fue parte de ese clima que terminó en la represión del 31 de Julio y 1° de agosto de 2017. Como pueblo tenemos mucho por recorrer. Yo sigo viendo a mis vecinos – aún con los que he discrepado mucho al respecto – con el mismo respeto que al inicio de este tema. Pero sí cambió en mi la forma de entender algunos códigos de hipocresía que hay en la ciudad y la región teniéndolo presente para seguir trabajando.

L.P: ¿Recibió alguna vez una amenaza en función de su trabajo?

F.P: Recibí una advertencia por cómo trataba el caso Maldonado. También me han dicho algunos epítetos injuriosos, pero es parte del oficio. No se puede conformar a todos y de hecho no trabajo para eso.

L.P: ¿Qué desearía, como vecino, para la ciudad?

F.P: Desearía que haya una mayor mirada hacia lo que no se mira de Esquel. La agenda informativa de Esquel es – fundamentalmente – negadora de la realidad del más sufriente. Nosotros no podemos resolver la atención de nuestros pobres (en el sentido de pobreza) alcoholizados. Soy un férreo defensor de la política y detesto a quienes, desde el analfabetismo político, señalan a los políticos como todos iguales porque eso nos lleva a un lugar peor del que estamos. La política se ocupa de algunas cosas y de otras que no tallan en las elecciones no se ocupa. Y la sociedad en su conjunto tiene la rara capacidad de defender cosas, pero no de generar la dirigencia que permita la transformación de Esquel. Yo no quiero la minería a cielo abierto. Quiero un Esquel donde se viva dignamente, donde se tenga cierta autonomía de las crisis provinciales y donde podamos vivir en comunidad sin la extrema dependencia del posibilismo que plantea la política.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí