Editorial: Infraestructura escolar óptima, una obligación del Estado 

0

Cuando se habla de derechos básicos, la educación, sin lugar a dudas es uno de los principales a considerar. Es que todo ciudadano debiera tener las garantías del acceso a la educación pública que le brinde mejores oportunidades laborales y de superación personal en su vida adulta.

Para ello es necesario contar con espacios físicos adecuados y con docentes que no necesiten realizar medidas de fuerza para reclamar una mejora salarial que les permita vivir dignamente.

Estos dos ejes centrales del sistema educativo se ven vulnerados ya que, como sucede en la ciudad de Esquel, diversos establecimientos educativos no se encuentran en condiciones de recibir a los alumnos y docentes en este retorno a la presencialidad tras dos años de pandemia.

Como una escena que se repite cada año, las comunidades educativas reclaman mejoras edilicias que en realidad debieron llevarse a cabo durante el período de vacaciones. A dos meses de iniciado el ciclo lectivo aún quedan pendientes refacciones varias. Es así, por ejemplo, que en la jornada de ayer padres de los alumnos de la Escuela Nº 713 fueron informados que las clases se dictarán en espacios alternativos hasta tanto finalicen las obras de infraestructura.  La solución, claro está, es provisoria y deja al descubierto cuán vulnerados están los ejes centrales del sistema educativo.

Pensar en programar, desde el Estado provincial, un plan de refacción de establecimientos educativos no resulta inviable porque en ocasiones es mejor adelantarse a los problemas que sobre la marcha resultan más complejos de resolver.

El Gobierno suele reclamar a los dirigentes sindicales que se discutan las negociaciones paritarias “con los chicos en las aulas”, pero esas aulas deben estar en condiciones y esa es una obligación del Estado.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí