Columna de Opinión: La Meseta norte, El Páramo y las creencias

0

*Por Sergio Espinoza.

La Fundación El Páramo ingresa en su segundo año de trabajo solidario hacia la Meseta Norte. Descubrimos que existen muchos impedimentos que limitan el pensar en su desarrollo y mucho tienen que ver las creencias que se han instalado sobre la región a lo largo del tiempo.

Es necesario que todos/as acordemos que las creencias de una persona o una comunidad hacen a las decisiones cotidianas. No hablo de religión, hablo de esas ideas tan marcadas que tenemos de nosotros, de alguien o de algo y que hacen a nuestro comportamiento en el diario vivir.  En muchos de los casos nuestras creencias definen nuestro hacer. Lo mismo sucede en diversos ámbitos sociales y comunitarios.

El impedimento histórico

A finales de la década del 60′ se trabajó en un informe sobre el potencial productivo de la provincia y que fue presentado en 1970 como el Informe Altimir. En dicho informe se deja completamente de lado a la Meseta Norte dentro de un plan estratégico de desarrollo productivo. Es más, el autor del informe recomienda pasar por alto a dicha región.

Lo que podemos decir al respecto es que desde el vamos se ha instalado una creencia sobre que “no vale la pena hacer algo en esa zona”. (Hay que tener en cuenta que la provincia tomó institucionalidad como tal en 1958 cuando asume sus funciones el primer gobernador, es decir doce años antes del informe).

Por lo que podemos afirmar que estamos ante una creencia inicial, primaria y constitutiva. Como solemos decir en El Páramo, “comenzamos a jugar la partida con menos diez”.

La creencia base

De esa creencia base surgen las demás creencias. En la actualidad, muy pocos saben del Informe Altimir, sin embargo la definición de dicho informe hoy ha quedado como una suerte de verdad muy instalada: “Nada se puede producir en esa zona”.

Es más, El Páramo viene investigando desde mediados del 2020 con el afán de resolver esta idea del que “no se puede” el desarrollo productivo en la región, sin embargo, recién en el 2021, la Fundación tomó contacto con el Informe Altimir y en dicho estudio de investigación se ha comenzado a tomar en cuenta el origen de ciertas sentencias.

Lo triste de esto es que incluso algunos de sus pobladores sienten que es verdad que en dicha región nada puede desarrollarse. Es una sentencia muy arraigada el “No se puede”.

Es como si, por ejemplo, a una niña/o se le dice – en forma despectiva – que es una ignorante, luego de 20 años esa niña/o, hoy mujer/varòn, creerá que en verdad es ignorante. Desde que es niña/o se le está cerrando el futuro. (Esta referencia es para ver cómo actúa una creencia y el daño que puede llegar a producir).

Le están determinado su hacer y estar, sin darle la oportunidad a qué la niña sea lo que ella quiera ser y acompañar su proceso de evolución. Algunos seguirán reforzando esa idea de incapacidad intelectual en la niña, ahora mujer, por interés, tal vez para sacar provecho de una situación dada y otros, seguirán reafirmado esa condición por absoluta ignorancia y desinterés.

Es decir, a la Meseta Norte se le ha socavado la voluntad de realizarse, de desarrollarse como comunidad. Se la ha diezmado en su espíritu de superación y evolución social.

Algunos lo han hecho por oportunismo o con intención concreta, otros, por desconocimiento total, por ignorancia y en general porque poco y nada les importa el futuro de la región. Es como decir: “demasiado tengo con lo mío, qué me voy a preocupar u ocupar del problema que tiene la Meseta Norte.”

Ahora, una vez que El Páramo comprende la dimensión y los efectos que causa esta creencia base, cuando El Páramo toma conciencia de ello, es imposible mirar para un costado y hacerse el desentendido. El Páramo en estas circunstancias decide no ser cómplice de dicha creencia instalada. Por lo que más allá de realizar propuestas de superación, lo que hace es desmantelar dicho andamiaje de creencias y ofrecer una oportunidad.

Pero además, desde El Páramo se insiste en que es el Estado el que se debe hacer cargo. Porque fue desde el mismo Estado, allá en los 70′, que se comenzó a instalar la idea sobre que la Meseta Norte es una zona de sacrificio imposible desarrollarse por sus propios medios.

Entonces, El Páramo asume una responsabilidad histórica como actor social de la época y por consiguiente, trabaja en ese sentido. Profundizando su estudio, sumando otros actores, difundiendo nuestro trabajo intelectual y por sobre todas las cosas: tratar de influir en la opinión pública para que nuestra propuesta llegue a los gobiernos de turno y a la sociedad en su conjunto.

Esto se hace con el objetivo de crear una nueva creencia sobre la vieja creencia instalada. Hacer una nueva huella. Ya no importa mucho si el Estado aporta recursos a la Fundación o hace una acción junto con nosotros.

Si con nuestro decir y obrar vamos cambiando la opinión y transformando la acción de los gobiernos con respecto a la Meseta Norte, y si influimos en la opinión de la sociedad con la idea del “que se puede” y que es posible una acción tendiente al desarrollo de la región, nuestro trabajo tiene sentido y cumple con los objetivos propuestos.

Porque la mejor manera de desmontar una creencia instalada es comprenderla en su raíz, deconstruirla y proponer una alternativa superadora que quede instalada en el pensar, sentir y actuar de las personas y en su imaginario colectivo, dentro de este momento histórico que estamos viviendo.

* Periodista, integrante de la Fundación El Páramo.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí