El historiador Jorge Oriola fijó posición sobre la intervención callejera

0

Las nominaciones urbanas y la presencia de monumentos recordatorios son parte, casi siempre, de un reconocimiento político e ideológico a determinadas figuras y las dirigencias, por sí o circunstancialmente aliadas a opositores, deciden esos nombres (y no otros) acorde con su línea política.
Así como los nombres de calles y avenidas no tienen por qué ser eternos y bien pueden ser cambiados (de hecho sucede en cualquier ciudad), los monumentos son parte de los bienes públicos, independientemente del sentir de los ciudadanos respecto de la figura homenajeada políticamente.
En Esquel hubo una manifestación artística y política, sumamente crítica, en el sitio del busto del perito Moreno.El artista y sus compañeros actuaron como ciudadanos y contribuyentes, acorde con sus ideas, a la luz del día y dejaron su muestra (réplicas de huesos y calaveras) ejerciendo su derecho a la libre expresión, a la crítica ideológica y al arte.
Quiénes retiraron esos materiales? quién dio la orden? fueron otros vecinos “ofendidos”? fue la Policía local? fue la Municipalidad? Quien(es) haya(n) sido cometieron una vulneración de un derecho, arriba expresado, a la libre expresión. No saben convivir? no aceptan que se piense y hable y actúe distinto? Se reitera en Esquel algo que sucede en otras ciudades en estos días. No se puede expresar el disenso? o acaso han editado y aprobado un manual de cómo debe expresarse tal disenso y cómo no debe ser?
Triste. Los mismos políticos que tanto se enojaban porque el gobierno peronista aplicaba exageradamente los nombres de sus líderes a calles, avenidas, hospitales, plazas, etc., ahora se enojan porque un gran sector de ciudadanos se expresa (y con arte) contra una figura importante del panteón histórico liberal y nacionalista de la Argentina.
Evidentemente se juegan otras cosas. A muchos les molesta que se defienda a las comunidades indígenas, que se reclamen tierras, que se acuse a desalojadores, que se acuse la represión y la persecusión a sus líderes, que ellos reclamen su derecho a la nacionalidad étnica. Y decir que Francisco Moreno era parte de las injusticias del roquismo molesta.
Pueden desfilar los vecinos de las colectividades extranjeras con las banderas de sus abuelos inmigrantes; no hay críticas ni malestar por ello. Es parte de una integración que reconoce diversos orígenes no americanos, no argentinos. Pero se ofenden cuando los miembros de las comunidades reclaman el reconocimiento a su nacionalidad. No es partición del territorio ni creación de otro estado. Somos en los hechos un país plurinacional, hay que reconocerlo por derecho.
Pero no. Hay desde el gobierno nacional un embate contra las comunidades, acusadas de secesión, de terrorismo. Y todo el que las defienda es sospechoso. Y el que acuse o desee cambiar el nombre de la calle Roca, o critique al perito Moreno no sólo es sospechoso sino que suena a traidor.
Y quienes están hoy empoderados (y son descendientes de los masacradores roquistas y de los fraudulentos de los años 30) no aceptan el disenso. Vergonzoso.

Jorge Oriola

Historiador

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí