Columna de opinión: Algo más que un juicio por presunta mala praxis

0
33

Las audiencias que comenzaron el lunes en los tribunales de Esquel por el fallecimiento de una joven que había recurrido al Hospital de El Maitén para solicitar una Interrupción Voluntaria del Embarazo (ILE) pone en juego cuestiones que van más allá de instancias jurídicas.

Chubut vuelve a ser escenario de un tema tan espinoso como delicado. En el 2012 germinó el reconocido fallo F.A.L de la Corte Suprema de Justicia que por unanimidad confirmó la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Chubut que, en marzo de 2010, había autorizado la realización de la práctica de aborto en una joven de 15 años, embarazada tras ser violada por su padrastro.

Ese hecho marcó un antes y un después en la carrera por conseguir la legalización del aborto. Una materia aún pendiente para para la Argentina. Sin embargo, a partir de allí se impulsó en los hospitales la implementación del Protocolo de ILE, a través del Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación.

Si bien existe el precedente del fallo de la Corte, en el país aún falta una ley que garantice el aborto seguro, legal y gratuito, un derecho que existe en Cuba, México, Uruguay, España, Francia, Alemania y gran parte de Estados Unidos.

En el inicio del juicio, actores judiciales se encargaron de recalcar que no estaba en cuestión el aborto sino un posible delito de mala praxis. No obstante ONG que militan a favor de conquistar el derecho al aborto como quienes fustigan su implementación se presentaron como “amicus curiae” ante el tribunal.

Mientras las organizaciones feministas reclaman “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”, hay quienes fustigan esos escenarios. El año pasado el concejal de Cambiemos en Trevelin, Leandro Furque habló de “promiscuidad sexual” y “libertinaje” al hacer referencia a una campaña de educación sexual. La joven que solicitó se le interrumpiera el embarazo tenía tan sólo 17 años.

En mayo pasado, nuevamente la editorial del diario La Nación sacó lo más rancio de su redacción al cuestionar una cátedra sobre “el derecho al aborto” que la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario incorporó en su currícula como materia optativa. “El aborto como problema de salud”, planteó el espacio académico.  El diario porteño fustigó la iniciativa de la casa de altos estudios y disparó: “el derecho a la vida no debe ser vulnerado reduciendo esa práctica criminal a un mero ‘problema de salud’”.

Si hasta en las campañas políticas partidarias volvió a meterse el tema. El precandidato a senador de Cambiemos por Buenos Aires y ex ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich lanzó este fin de semana la polémica frase: “Ni una menos es también si hay una beba adentro…”.

En los tribunales de Esquel se discute algo más que cuestiones leguleyas.

 

Por Pablo Quintana

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here