El Proyecto PUN-MAY nace en la ciudad de Trelew, como iniciativa de la Fundación El Páramo a finales de 2019 y como una alternativa a los proyectos mineros. Desde el comienzo, la Fundación, tomó contacto con productores de los campos del Departamento de Gastre y organizó un primer viaje a la zona.

En enero de 2020, los integrantes del Páramo, avanzaron con los preparativos, mientras se comenzaban a establecer las primeras investigaciones de ese lugar de la Meseta. El 20 de enero el primer contingente de la Fundación llegó a Gastre y tomó contacto con la Comisión Directiva de la Cooperativa Agropecuaria Lonco Trapial de dicha localidad.

Durante la estadía se abordaron tres temas: la problemática de la producción de alimentos, la problemática del forraje para animales y la problemática del agua. “Tres temas imprescindibles para la producción agraria, diría yo”, manifestó Sergio Espinoza, miembro fundador de la Fundación El Páramo en declaraciones a La Portada.

Posteriormente llegó el trabajo de la toma de suelo y agua de los campos que adhirieron al Proyecto, el análisis en el laboratorio de INTA en Trelew y la validación del informe final que esas tierras y esas aguas son aptas para el desarrollo agrícola.

La Fundación El Páramo, además, realizó un convenio con la Universidad del Chubut para el fomento universitario de técnicas agrarias y de energías renovables y estableció un acuerdo con la Comuna Rural de Paso del Sapo como aliada estratégica en la zona.  Estableció, también, un trabajo para la legalización de las tierras de productores vinculados al Proyecto PUN-MAY a través del instituto Autárquico de Colonización y Fomento Rural con un avance importante en materia de documentación y expedientes.

Superando obstáculos  

“El Proyecto PUN-MAY tuvo que enfrentar varios obstáculos”, aseguró Espinoza. “Pero el más grande de los obstáculos fue el político”, señaló. “Nosotros vimos una necesidad urgente y que esa necesidad había que ser abordada en forma integral. Sin embargo, la puja que se vivía y que aún perdura con la antinomia del “Sí o No” al proyecto de producción de extracción minera, no nos ha permitido avanzar en la profundización de un programa integral de producción agraria en la zona”.

Señaló, en este sentido, que “la lucha entre los que quieren la explotación minera y aquellos que están en contra de esa actividad, lograron frenar otras alternativas de producción”. Remarcó, asimismo, que “esa disputa nos ha frenado todo intento de potenciar proyectos que fortalezcan el trabajo de la tierra, el arraigo de las familias productoras de los campos y establecer un buen manejo del agua para los animales y el cultivo. Además, claro está, el problema de la pandemia que no nos ha permitido desplazarnos hasta la zona desde abril del año pasado”.

Espinoza fue preciso al sostener que “el Proyecto PUN-MAY es una salida concreta y real a la disputa que vive en la actualidad la ciudadanía chubutense. Es una tercera posición. Nosotros como institución no nos metemos en esa discusión. Nosotros tenemos el objetivo claro, por eso decimos: hay otra salida posible para la Meseta”. 

Para Espinoza “esta pugna de intereses ofrece una oportunidad histórica. Estamos en un momento histórico y ante una oportunidad histórica. Esto lo tiene que vislumbrar el Gobierno provincial y el arco opositor también. Es posible la producción de la tierra, el desarrollo productivo agro-ganadero a través de un Programa Integral Provincial de Desarrollo Agropecuario y Agroecológico. Se generaría un crecimiento productivo, se intensificaría el trabajo agrario generando empleo, se evitaría el desarraigo”. “Además, desarrollaría, valor agregado con la puesta en marcha de emprendimientos vinculados a los derivados de la granja y la huerta. Un Polo de Desarrollo productivo sin precedentes que quedará instalado de por vida para generaciones y generaciones”, subrayó.

Soberanía alimentaria

“Un desarrollo productivo de esta envergadura logrará una movilidad ascendente en los pobladores de toda la región. Un desarrollo productivo de esta naturaleza, además de garantizar un ambiente sustentable, también garantizará la soberanía alimentaria. Establecerá la necesidad de mejorar los caminos vecinales de los pueblos hacia los campos que tanta falta hace en la actualidad. Impulsará la vivienda social rural y el mejoramiento de la obra pública de los pueblos dando trabajo a los obreros de la construcción que tanto necesitan”.

E indicó que “por otro lado, el fortalecimiento de la ruralidad tiene que ir de la mano con el estudio y la investigación. El trabajo rural y el aprendizaje de los saberes ancestrales y las prácticas agrarias debe ser materia de estudio desde el Nivel Inicial, pasando por la Primaria, Secundaria, hasta el estudio terciario y universitario. Un plan de estudios hacia la profesión rural donde todos y todas sean protagonistas del impulso desarrollista de la Meseta”, expresó Espinoza.

“Esto es el Proyecto PUN-MAY: una oportunidad de desarrollo sin olvidarse de los productores de los campos. Incluyéndolos, haciéndolos parte de la construcción de un futuro que sea digno de ser vivido por todas las familias productoras de una Meseta que siempre fue postergada y hoy tiene la oportunidad histórica de salir del eterno olvido”, remarcó para finalizar. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí