Las cachañas (enicognathus ferrugineus, el nombre científico) descienden de las zonas altas de bosques escapándoles al frío extremo del invierno, y en búsqueda de alimento. Por estos días las escuchamos y vemos posando alegremente sobre plantas urbanas.

Diario La Portada le consultó a Damián Palavecino, referente del Club Observadores de Aves (COA) “Diucón Comarca Los Alerces”. Precisó que es de la familia de los loros y habita comúnmente en el bosque andino patagónico, desde Neuquén hasta Tierra del Fuego, bien al sur.

Contó que en primavera y verano desarrollan el ciclo de vida en la zona de lenga y ñire, alimentándose de diversos frutos disponibles. “Cuando hay heladas y nevadas bajan en bandadas a los valles. Esto por una cuestión climática y de oferta de comida”, acotó.

Dijo, además, que suelen andar en grupos de 10, mínimo. Miden 30 o 35 centímetros, aproximadamente. Son de color verde. “Es un animal hermoso y para nada agresivo”, agregó. Son ideales para los amantes de la fotografía.

 

El COA fortalece su presencia en la zona

Por otro lado, explicó que el “Diucón Comarca Los Alerces” forma parte de una red nacional integrada por más de 130 grupos y es socia activa de “Aves Argentina”, una Organización No Gubernamental (ONG) reconocida a nivel mundial con 100 años de funcionamiento.

Señaló que un nutrido grupo de vecinos participa activamente de una suerte de comisión directiva y recordó que las reuniones son abiertas a la comunidad. “Cualquiera que tenga intenciones de sumarse, bienvenido sea”, realzó.

Recalcó que de forma constante organizan actividades para promover conciencia sobre el cuidado de las especies, la puesta en valor del recurso y el avistaje. “Aves Argentinas nos tiene como uno de los COA más activo”, aseguró.

“Somos todos apasionados de la naturaleza y nos encanta el tema de las aves”, expresó en la charla con este medio, agregando que es un mundo un tanto desconocido para el conjunto de la población y que esconde detrás un sinfín de aristas.

Subrayó que el vecino al poner un pie en la calle topa obligatoriamente con pájaros de todos los colores dando vuelta por la localidad. En ese marco, detalló que en Esquel y la zona conviven  arriba de 130 especies distintas.

Ponderó que felizmente en la Cordillera se conservan intactos algunos ambientes donde habitan estos animales vertebrados. “Es importante hacer un uso sustentable de los ecosistemas para tratar de preservarlos. Como humanos somos los que más alteramos el mundo”, amplió.

Realzó la fauna de Chubut y la biodiversidad del bosque andino patagónico y la estepa. Mencionó como ejemplo la Laguna “La Zeta”, donde confluyen actividades educativas, recreativas, deportivas, ambientales y sociales. En la Reserva Natural hay registradas alrededor de 100 especies.

Palavecino recalcó luego que más allá de reunirse también preparan eventos como charlas en establecimientos educativas y cursos para compartir nociones teóricas y salidas de campo. Al mismo tiempo, quiso agradecer el apoyo de otras instituciones como el municipio.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí