Rubén Olenik había quedado sin empleo hace unos meses. Hoy es el primer productor de panificados en la Cocina Comunitaria habilitada esta semana en la Parroquia Sagrada Familia. 

Trabajaba en una panadería, en Trevelin. Hace dos meses recibió la peor noticia. Sin empleo decidió sumarse a la propuesta de Cocina Comunitaria y comenzar a elaborar productos panificados.

Desde esta semana comercializa pan, prepizza y facturas en negocios.  “Hace dos meses quedé sin trabajo y ahora encontré esta oportunidad”, explicó.

Señaló que comercializará en almacenes cercanos al barrio Malvinas Argentinas y a particulares.

Para contactarse con Rubén los interesados pueden comunicarse telefónicamente al 2945599905. “En la cocina tengo turno los martes pero después veré cómo aumentar”, amplió.

Habilitación y corte de cinta 

Este martes el municipio firmó la “habilitación especial comercial” para la “Cocina Comunitaria” que funciona en la Parroquia “Sagrada Familia”. 

Un sencillo acto tuvo lugar con la presencia del intendente Sergio Ongarato, el secretario de Producción y Empleo, Luciano Di Paolo, el director de Bromatología, Benjamín Lobos, el concejal Diego Austin y referentes de la Parroquia.

En el marco de la ordenanza N° 106/17, que establece el Reglamento y Manual de Buenas Prácticas, el municipio de Esquel había otorgado en julio último el permiso correspondiente a la “Cocina Comunitaria” de “Sagrada Familia”.

No obstante ello, el espacio no estaba en funcionamiento porque los productores de alimentos necesitaban cumplir con una serie de requisitos previos. Rubén Olenik hizo el curso preparatorio y logró el aval para comercializar.

Di Paolo explicó que “estamos inaugurando el último paso de un proceso que comenzó hace algo más de un año con las ordenanzas de food trucks, carritos y cocinas domiciliarias. La idea era brindar herramientas a la gente para que encaren emprendimientos”.  

Afirmó el funcionario que pretenden allanar el camino a los emprendedores “para inscribirse y de esta forma vendan productos” habilitados por el departamento de Bromatología y encuadrados bajo las normas de salubridad necesarias.

Subrayó el titular de Empleo que en la vía pública hay nueve unidades tipo food truck funcionando y “ahora autorizamos la primera Cocina Comunitaria, junto al primer emprendimiento. A partir de ahora quedaría aprobar otra sala en algún barrio”.    

Las mencionadas instalaciones cumplen con todos los requisitos de la ordenanza. En la Parroquia “Sagrada Familia” se organizó un equipo de trabajo para dar los turnos y también habrá una persona encargada de los aspectos técnicos de limpieza y orden que deberán respetarse.

Al estar fiscalizado por el municipio, el producto que se elabore en dicho lugar saldrá con una etiqueta en la que constará el número de habilitación del establecimiento, número de elaborador/a, fecha de elaboración y vencimiento e ingredientes.


Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí