Editorial: Pensar un país que nos contenga a todos

Esta Editorial, como hace un año atrás, es uno de esos textos que cuesta escribir sin

pensar en la angustia, la tristeza y la incertidumbre (por sólo nombrar algunos

sentimientos) que embargaron a miles de argentinos que el pasado miercoles no pudieron festejar el Día del Trabajador.

Pero si hay algo que no es tan difícil es poner en el lugar de esas personas porque quienes

integramos esta Cooperativa de Trabajo “ya hemos estado ahí” y sabemos exactamente

qué se siente. La fortaleza de cada uno de nosotros – y el apoyo de la comunidad de

Esquel – nos permitió hace casi ya dos años vislumbrar una alternativa que se convirtió en

La Portada Diario de los Trabajadores.

Nuestra experiencia es similar a la de otros trabajadores de prensa ya que en país se editan once Diarios bajo el sistema cooperativo. Y para los trabajadores de otros sectores este también puede ser un camino válido, pero antes deberán transitar la pena (literalmente) de haber perdido sus empleos algo que no ha dejado de ocurrir y que afecta a miles de personas trasladando esta situación a su entorno familiar.

Reducir, reestructurar y optimizar son algunas de las excusas que las patronales

(especialmente en el sector público) utilizan para despedir a trabajadores. En el sector

privado también se escuchan estos argumentos aunque también es cierto que las

pequeñas y medianas empresas no pueden sostenerse porque son asfixiadas por una

situación económica que tiene como principal protagonista a un proceso inflacionario que

no se detiene. Pagar los servicios, para las pymes, se convirtió casi en misión imposible y

reducir personal un camino que deja a familias sin su principal sustento.

Y allí queda el trabajador con escasas posibilidades de reinsertarse en el mercado laboral y

con su angustia de no saber cómo pagar alquiler, servicios, asistencia sanitaria, educación

y alimentación.

El miércoles no fue posible festejar. Modificar el rumbo para pensar un país que nos contenga a todos merece nuestro tiempo de reflexión en un 1º de Mayo y en cada instante que sea necesario porque una persona con trabajo es una persona que se siente digna ante sí misma, ante su familia y ante la sociedad. El futuro nos pertenece y debemos asumirlo con responsabilidad personal y social.