Editorial – Entrega de viviendas: Una crónica de festejos, reclamos y notables ausencias

0

En el día que el presidente Alberto Fernández visitaba la provincia del Chubut, el gobernador Mariano Arcioni decidió – después de dos años de ausencias – visitar la ciudad de Esquel.

El mandatario provincial presidió el acto de entrega de 108 viviendas en la zona de Valle Chico y anunció la construcción de otras 36 unidades habitacionales.

Lo que debió ser un momento de felicidad para las familias adjudicatarias se convirtió en una complicación para muchos – trabajadores de prensa incluidos – al momento de intentar llegar al lugar para participar del acto o dar cobertura periodística. Es que desde temprano, un grupo de vecinos, se apostó en el puente del barrio Badén impidiendo el acceso. Al no ser escuchados los reclamos expuestos durante la toma del edificio del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) optaron por llevar a cabo esta medida que mucho dista de la buena convivencia comunitaria. Sin discutir la validez del reclamo o las maneras de expresarse lo cierto es que ello no ameritaba obstaculizar el trabajo de la prensa que, por otra parte, siempre visibiliza los diversos reclamos de los vecinos.

En el marco de las manifestaciones – en este caso en la Ruta Nº259 – integrantes de la Asamblea por el No a la Mina y trabajadores del Servicio Provincial de Manejo del Fuego de la localidad de Trevelin exigieron una recomposición salarial y rechazaron el aumento otorgado en forma unilateral por el Gobierno de Mariano Arcioni.     

Y como si este panorama no fuera ya complejo una ausencia “hizo ruido” en el acto de entrega de viviendas. Es que el intendente Sergio Ongarato decidió “brillar por su ausencia” y no fue parte del acto. Arcioni no dejó pasar la oportunidad de remarcarlo y le pidió “pensar en su pueblo” olvidando – sin lugar a dudas – que con ese mismo criterio él debía estar en Comodoro Rivadavia recibiendo al Presidente de la Nación.  

Las mezquindades políticas en tiempos electoralistas dejaron su huella en el acto que – a todas luces – debía ser una fiesta de las familias. Tener la casa propia después de décadas de espera, como sucedió en algunos casos, merecía un evento signado por la alegría y el festejo. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí