La situación de vulnerabilidad que padecen muchos argentinos – entre ellos vecinos de Esquel – se traduce en necesidades básicas insatisfechas. Cuando se piensa en este concepto, en líneas generales, se lo asocia a la alimentación pero en realidad es más amplio

Muchos vecinos “necesitan” un espacio digno para vivir. El acceso a la vivienda, por los costos de las propiedades y de los alquileres, se convirtió en un privilegio.

En realidad contar con una vivienda digna es un derecho que no siempre se comprende en su real dimensión. Cada familia debe tener la posibilidad de contar con un ingreso que le permita acceder a su casa para desarrollar su vida especialmente en estos tiempos en que no existe otra opción para prevenir la expansión de la pandemia del COVID-19.

#QuedateEnCasa, tal el lema de la campaña de concientización, tendría que ser una realidad palpable para todos los argentinos.   

Cuando esa posibilidad es prácticamente inexistente surgen las ocupaciones de tierras que muchos critican, cuestionan o rechazan de plano sin analizar el contexto.

Los casos de ocupación de tierras, en la ciudad de Esquel, se suceden desde hace tiempo. El Estado intenta “resolver” la situación momentánea con la reubicación de familias en otros sectores y – como en los últimos días- hasta piensa en dar intervención a otros poderes que en principio no tendrían injerencia.

¿Y si en lugar de reubicar familias se generan fuentes de trabajo para que ellas puedan decidir dónde vivir con sus propios recursos?, ¿y si en lugar de pensar a corto plazo se planifica a futuro?, ¿y si pensamos que una necesidad es también un derecho y no una infracción a las leyes?

Transformar la realidad no es sencillo, pero siempre se pueden dar pequeños pasos para lograr ese cometido. El vecino que “ocupa” un terreno, no siempre apto para instalar una precaria vivienda, no lo hace como una primera opción. De hecho es muy posible que sea lo último que pensara o deseara.

El vecino, de cualquier punto del país, no es un enemigo al que hay que combatir o desalojar por la fuerza. El vecino es una persona que merece todas las oportunidades que le permitan acceder a su propia vivienda.

Construir un país con igualdad entre sus habitantes es un desafío, pero eso no implica que no deba hacerse el esfuerzo para conseguirlo. Quienes hoy conducen- por la confianza depositada en ellos con su voto – los destinos de ciudades, provincias y de la Nación – no deben olvidar que sin igualdad de oportunidades no es posible un mundo mejor.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí