Llevan seis meses sin actividad ni ingreso alguno para hacer frente a los gastos fijos que se van acumulando y hacen insostenible la situación. De siete propietarios de salones de eventos, cinco se vieron obligados a cerrar por la crisis y el resto aún espera por la aprobación del protocolo de bioseguridad para volver a trabajar. Piden acompañamiento del municipio para no bajar las persianas definitivamente.

Los propietarios de salones de eventos necesitan volver a trabajar para no cerrar sus puertas de manera definitiva. En la ciudad había siete comercios de este rubro y actualmente sólo quedan dos. Presentaron dos protocolos de bioseguridad para que se habilite la actividad pero aún no han recibido una respuesta. Ya llevan seis meses sin funcionar, los gastos fijos se han ido acumulando, no tienen ingresos para afrontarlos y la situación resulta muy angustiante. Están abiertos a todo tipo de sugerencias y propuestas para reactivar el sector.

Desde la Asociación de Comerciantes, Damián Villanueva expresó en diálogo con La Portada que la situación de los comerciantes de salones de eventos es “muy crítica” y que se encuentran trabajando en su pronta apertura con las medidas sanitarias correspondientes.

La semana pasada se reunieron con el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Esquel, Julio Ruiz, para acercarle esta inquietud y solicitarle algún tipo de apoyo. “Nos dijo que es la única actividad que resta que tenga su apertura”, contó Villanueva.

En este sentido graficó que “de siete peloteros sólo quedan dos así que nosotros pretendíamos que se le pueda dar algún tipo de acompañamiento específico para ver de qué manera se podía mejorar el protocolo que los peloteros habían presentado”.

Como alternativa planteó que se puede cerrar el sector del pelotero y utilizar otro tipo de juegos que sí se puedan higienizar, respetando las cantidades máximas de los comercios”. Uno de los salones de eventos, por ejemplo, cuenta con un espacio amplio al aire libre que podría permitirle trabajar con un protocolo. “La idea es que desde el Ejecutivo se le dé acompañamiento a los peloteros para que puedan mejorarse esos protocolos y puedan abrir en el corto plazo porque están con la soga al cuello. Han pagado seis meses de alquiler y deben un montón de luz y gas sin ingreso alguno”, remarcó.

Villanueva confió que desde la Asociación se hizo el pedido ante al municipio pero sin una respuesta favorable hasta el momento, así que analizan reunirse en los próximos días con el secretario coordinador de Gestión y Finanzas, Matías Taccetta, para ver si se puede obtener algún tipo de acompañamiento. “Esto es muy angustiante para los comerciantes porque están en esta situación muy crítica”, aseguró.  

Por último, Villanueva sostuvo que “los peloteros presentaron protocolos y trataron de resolverlo en su momento pero sin ningún resultado satisfactorio así que creemos que esta pueda ser una buena gestión para que este rubro pueda volver a trabajar con todas las medidas de bioseguridad y puedan afrontar los costos fijos que tienen todos los meses”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí