A tres años de su inauguración, la sede vecinal del Barrio Chanico Navarro continúa esperando por la conexión del servicio de gas. El municipio se comprometió a hacerlo antes del invierno como así también a ampliar la cocina pero hasta el momento no ha habido respuestas. Hoy utilizan tubos de gas natural para calefaccionarse cuando hace frío y para el comedor que alimenta a más de 300 personas por día.

Blanca Melin, presidenta de la Junta Vecinal del Barrio Chanico Navarro, sostuvo en diálogo con La Portada que “el municipio me prometió el gas antes del invierno pero hasta ahora no hay nadie trabajando ni nadie me vino a ver”. También contó que se comprometieron a ampliar la cocina de la sede vecinal pero teme que no se concrete. “Con el problema que hay con Andrea Rowlands quizás quede todo en la nada porque fue ella quien me lo prometió”, expresó.

En este sentido la vecinalista manifestó que “me parece que vamos a tener otro invierno sin gas”, y recordó que la sede vecinal del Chanico Navarro es la más nueva de la ciudad pero se inauguró sin gas. “Cuando nos entregaron la llave nos dijeron que le iban a hacer la red de gas pero hasta ahora son todas promesas así que hasta que no lo vea, no lo creo porque no vinieron más”, planteó.

Melin contó que cocina para el comedor con tubos de gas que les suministra el municipio pero aseguró que sufren mucho los días que hace frío sobre todo en el invierno. Además comentó que los caloventores que tenían en la sede dejaron de funcionar y nadie le acercó uno nuevo. “No tenemos ningún tipo de calefacción más que los tubos de gas que usamos en la cocina”, remarcó.

Agregó que “nosotros sufrimos mucho el frío en el invierno y el municipio no lo ve pero me gustaría que vinieran a ver cómo trabajamos porque yo cumplo con mi función como vecinalista y lo hago sin cobrar un centavo”.

Asimismo destacó que “yo trabajé todo el verano por mis vecinos y desde el municipio no hicieron más que darme falsas expectativas porque me dijeron que me iban a hacer una nueva cocina y colocar el gas pero hasta ahora no cumplieron con nada”. Mientras que expresó que “yo siento que están jugando con uno que está trabajando y ayudándolos a ellos con la necesidad porque si no estuviera el comedor, la gente se iría al municipio. La verdad que siento bronca e impotencia”

Por el momento el comedor funciona sólo los días lunes, miércoles y viernes por falta de alimentos. A partir de marzo volverá a hacerlo de lunes a sábado para lo cual se encuentran realizando matebingos para juntar fondos y así poder comprar los alimentos que necesitan para sostenerlo. Actualmente se están entregando más de 300 viandas por día y se espera que en el invierno esta cifra se incremente.

No estamos llegando con la comida y eso nos preocupa mucho. Por eso estamos haciendo diferentes actividades para recaudar dinero y poder comprar alimentos porque no queremos que llegue el invierno y no tengamos nada para dar”, explicó Melin.

Finalmente la vecinalista señaló que “la demanda no bajó nada, al contrario cada vez hay más, así que estamos muy preocupados porque tenemos miedo de lo que pueda ocurrir en el invierno. Por eso estamos organizando actividades para juntar un fondos y también recibimos ayuda del municipio pero no alcanza. Hoy se nos hace muy difícil sostener el comedor pero siempre la gente nos acerca algo así que estamos más que agradecidos”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí