Iniciado el mes de febrero muchos padres comenzaron a pensar en el dinero que deberán destinar a la compra de los útiles escolares en el inicio de este ciclo lectivo 2019. El relax de las vacaciones se ve interrumpido por una preocupación que si bien es habitual para esta época del año no deja ser acuciante porque el costo de la canasta escolar le quita el sueño a más de uno.

La afirmación no es subjetiva ya que su valor – según un estudio de la Universidad Nacional de Avellaneda – se incrementó hasta un 44 por ciento en relación al año anterior. Dicho estudio menciona que el valor de la Canasta Escolar será de 3.000 pesos.

De acuerdo al informe los aumentos más importantes se produjeron en papel glacé, que subió los precios en un 80%; lápices negros sin goma x 3 unidades, 69%; pegamento de cola, 58%; juego de regla, escuadra y transportador, 55%, y lápices de color largos, 49 por ciento. En total, la canasta de 18 productos para el segmento de poder adquisitivo medio creció un 42 por ciento.

La Universidad de Avellaneda sostiene que el incremento porcentual más elevado se dio en la canasta de valor más bajo con una variación anual del 44,2%, mientras que la “premium” fue la que menos aumentó: 38,4 por ciento. En los últimos tres años la canasta económica aumentó un 264%, la de costo medio subió un 206% y la premium sólo un 177 por ciento.

Esta diferencia tiene su explicación para la Universidad que indica que “los útiles y accesorios del segmento premium son los que más sufrieron la caída en la demanda; fueron sustituidos con segundas y terceras marcas. Estos segmentos no vieron tan menguado su nivel de ventas, y (los fabricantes y comerciantes) pudieron remarcar precios en mayor medida”. “Este ‘efecto desplazamiento’ termina siendo perjudicial para los segmentos socioeconómicos medios y bajos, que ya no disponen de opciones más frugales para mover su canasta de consumo y no en todos los casos disponen de la opción de postergar compras o ‘reciclar’ materiales de períodos anteriores”, remarca el estudio.

Para intentar aliviar la carga en el presupuesto familiar especialmente en la clase trabajadora se recurrió a la ya conocida formula del Programa Precios Cuidados que en este caso incluye 37artículos de librería. Para el Gobierno Nacional este acuerdo es una forma decolaborar con las familias en el comienzo de clases “, según expresó Fernando Blanco Muiño director nacional de Defensa del Consumidor.         

Más allá de las buenas intenciones lo justo sería que cada familia pudiera contar con el poder adquisitivo necesario para afrontar los gastos del inicio escolar de sus hijos sin tener que recurrir al ingenio ni a los “precios cuidados”.

Cada familia debería vivir esta etapa del año con tranquilidad y no con la angustia de no poder solventar los costos de los útiles escolares. Contar con un salario acorde a lo que demanda la constante inflación sería un primer paso porque en este momento la Canasta Escolar es un nuevo “golpe al bolsillo”.

Foto: Imagen ilustrativa.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí