Más de sesenta familias, entre hombres y mujeres, construyeron con su propio esfuerzo y más de dos mil horas de trabajo el barrio VEPAM, hoy conocido como 28 de Junio, luego de ser desalojados a fines de los 70 de El Calafatal por el régimen militar. Fueron tiempos difíciles pero juntos lograron salir adelante y tener su hogar. Hoy, casi cuarenta años después, decidieron escribir su historia con los recuerdos de cada uno.

“Fueron años muy difíciles para las sesenta familias porque teníamos amenaza de desalojo y estábamos en plena dictadura militar. Sin embargo pudimos salir adelante por la unión de todos los vecinos”, relató a La Portada Miguel Nahuelquir, uno de los fundadores del barrio VEPAM -Viviendas por Esfuerzo Propio y Ayuda Mutua-.

En tanto Mirta Huenelaf, otra de las vecinas, recordó que transcurría el año 1979 cuando surgió el proyecto de las sesenta viviendas y fueron desalojados de El Calafatal, que hoy sería la zona donde se encuentra la Escuela N° 200 en el barrio Estación. “Gabino Díaz llevaba todos los papeles y él fue quien formó la Junta Promotora que estuvo a cargo de todos los trámites. También se creó el Club de Madres Chubutenses donde trabajaron muchas señoras y se fueron sumando familias de los barrios Estación y Malvinas”, confió.

Nahuelquir sostuvo que tanto hombres y mujeres trabajaron a la par en la construcción de las viviendas. “Teníamos que marcar entrada y salida en la Municipalidad y hacer dos mil horas. El que podía trabajaba en la semana sino los fines de semana. Yo, por ejemplo, tenía que trabajar todos los días para que me rindiera el tiempo”, señaló.

“Fue un trabajo muy exigido”
Por su parte, Iris Rojas, esposa de Gabino Díaz, contó que el trabajo era muy exigido y que tenían que hacer dos mil horas, todos por igual. “Unos iban a la bloquera municipal para cortar los bloques y otros a la obra. Las mujeres también teníamos que venir a ayudar a los hombres y también colaboraron los empleados municipales”, indicó.

Asimismo aseguró que “a las mujeres no nos tenían piedad, trabajábamos a la par de los hombres” y recordó que se angustió en varias ocasiones. “Yo me caí un montón de veces al llevar la carretilla y llegaba a llorar porque me cansaba mucho y todo era muy pesado pero no se podía abandonar”, declaró.

También comentó que eran frecuentes las caídas del camión y que la palanca de la bloquera la tenía a mal traer. “Esos golpes me pasaron factura y terminé operada”, expuso. Sin embargo destacó el tiempo compartido con los vecinos. “No faltaron los mates ni las charlas”, agregó Mirta, quien destacó que, a pesar de todo, “siempre estuvimos unidos”.

Como Mirta y otras mujeres, Irene Curruman era sostén de familia, ella tenía cuatro hijos y vivía en el Barrio Malvinas. “Empecé a trabajar en la obra en el año 1983 y llegué en 1987. La experiencia fue muy brava, más de una vez me pregunté por qué venia y quién me había mandado pero por suerte pude terminar”, expresó.

Había que combinar el trabajo, la obra y la familia. No había tiempo para distenderse. Fueron años de mucho esfuerzo y trabajo. “Yo venía los sábados, domingos y feriado porque trabajaba durante la semana. Fue muy duro pero también fue un alivio cuando nos vinimos a vivir porque ya era nuestra casa, los chicos fueron creciendo y empezaron a trabajar”, contó.

Perder todo y empezar de nuevo
La historia de Salvador Carriqueo fue diferente. Él tuvo que empezar de cero. “A mí me voltearon una casa de material, ladrillo y bloque”, confesó. Él había comenzado a trabajar en la obra pero la enfermedad de su esposa lo obligó a viajar a Comodoro Rivadavia y cuando regresó se encontró que ya no había rastros de su hogar. “Tendría que haberle hecho juicio a la municipalidad pero no tenía estudio. Perdí hasta las prendas e Iris logró salvarme una cocina de fierro. Fue lo único que pude recuperar”, relató con angustia y subrayó que eran tiempos tan difíciles que si no ibas a trabajar a la obra los militares te buscaban por la fuerza.

Reconstruir la historia
En 2017 los vecinos del barrio VEPAM decidieron escribir su historia a través de sus propios relatos. Fue así que nació el Taller “Marcando Huellas”, una iniciativa de la Junta Vecinal del Barrio 28 de Junio y la Biblioteca Tolkeyen.

Al respecto, Norma Díaz, hija de Iris Rojas y Gabino Díaz e integrante del grupo coordinador del Taller, contó que “los vecinos tienen la intención de que quede resguardada esa historia en un libro, debido a que muchos de los fundadores del barrio ya no están y queremos rescatar esos testimonios”.

El 15 de septiembre de este año se inició la segunda etapa del taller y el sábado pasado un grupo de vecinos realizó una caminata hasta el antiguo Calafatal con el objetivo de rescatar nuevos recuerdos y anécdotas. “Es un trabajo en el que todos ponemos mucho esfuerzo porque esta historia estuvo guardada durante 37 años y ahora sale a la luz. Hoy tienen su casa y lo valoramos pero nos pudimos dar cuenta que sufrieron mucho para lograrlo. La manera no fue buena pero les dio fortaleza y organización”, destacó.

El grupo coordinador se encuentra conformado por Miriam Grimaldi, quien fue la trabajadora social de ese entonces; Carolina Ponce y Sandra Moyano, de la Biblioteca Tolkeyen; Braulio Barriga, presidente de la Junta Vecinal del barrio 28 de Junio; Marcelo Troiano, referente de Historia; y los vecinos del VEPAM que son los protagonistas del Taller Marcando Huellas.

Por último, Díaz aseguró con orgullo que “el barrio continúa organizado porque los mismos vecinos gestionaron la sede vecinal, el Jardín de Infantes, la Escuela N° 159 y que pasara el transporte urbano. Gabino Díaz -su padre- juntó firmas y lo logramos junto a los vecinos del Barrio Sargento Cabral”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí