Más de veinte niños y niñas de 9 a 12 años participan del programa “Juegoteca”, un espacio que promueve el juego como un derecho y el crecimiento saludable. Se brinda todos los jueves de 15 a 17 horas en el salón del SOEME, en un trabajo conjunto con el Centro de Salud del Barrio Ceferino y las escuelas N° 54 y 112. Depende del Centro Integral de Tratamiento de las Problemáticas de Consumo y del Area de Salud Mental del Hospital de Esquel.

La Juegoteca se encuentra coordinada por el recreólogo Horacio Andrade y la acompañante terapéutica Alejandra Roberts, con la participación del psicólogo Diego Zaragoza. El programa comenzó a funcionar en agosto de 2012 en el Barrio Ceferino y pertenece al Centro Integral de Tratamiento (CIT) que depende del Hospital Zonal de Esquel. Este año por falta de espacio se trasladó al salón del SOEME, sito en O´Higgins y 25 de Mayo, donde funciona todos los jueves de 15 a 17 horas.

Estamos haciendo un trabajo preventivo en relación a un espacio de juegos que se sostiene hace seis años, siempre en el mismo barrio, donde convocamos a chicos y chicas de 9 a 12 años”, contó Horacio Andrade a La Portada.

Asimismo explicó que el barrio elegido para trabajar fue el Ceferino por diferentes motivos y tras un trabajo conjunto con el Centro de Salud. Sin embargo también participan niños y niñas de otros sectores de la ciudad como también de otras edades. “Las puertas están abiertas a cualquier pibe o piba que se quiera acercar”, destacó.

La Juegoteca es un espacio donde chicos y chicas se juntan a jugar y se entiende el juego como un derecho. “Hoy en día necesitamos darle el lugar que se merece al juego desde las instituciones y la salud. Nosotros sostenemos que un niño que no juega no es un niño sano y no está creciendo sanamente, así que desde este espacio revalorizamos el juego y buscamos que lo lleven a las casas a través de lo que vamos aprendiendo acá”, expresó.

En este sentido planteó que “el juego espontáneo y en las calles está teniendo menos lugar en las familias, las casas y los barrios entonces desde nuestro espacio promovemos que continúe como parte del desarrollo de las personas porque es fundamental para crecer sanamente”. 

La convocatoria de los chicos se realiza a través de las escuelas N° 54 y N° 112 como también del Centro de Salud del barrio Ceferino. Hoy participan alrededor de veinte chicos y chicas de la Juegoteca. “Cuando uno mira el recorrido de todos estos seis años te encontrás con chicos de 16 o 18 años y te das cuenta que tiene un valor muy importante el trabajo que realizamos. Se ven los frutos no sólo en las individualidades sino también en cómo el espacio tiene una pertenencia”, confió.

La Juegoteca al ser dispositivo de salud no ha sido fácil sostenerla en el tiempo desde su creación. “Salud tiene muchas prioridades y no lo es que un grupo de chicos y chicas se junten a jugar, aunque debería serlo desde mi opinión, así que año a año buscamos un espacio donde trabajar, pedimos que continúe y buscamos defender nuestros sueldos”, indicó.

 

Donación de juegos

El Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Esquel y Zona Oeste (SOEME y ZO) no sólo ofrece sus instalaciones los días jueves por la tarde para que funcione la Juegoteca sino que también les ha entregado el viernes pasado una gran variedad de juegos para que los chicos y chicas puedan disfrutar. Horacio se mostró muy agradecido con el gesto del gremio como también por el espacio que le dan. “La donación es muy bienvenida aunque nosotros también ponemos en valor que no se necesita nada para jugar, sólo tiempo y espacio para hacerlo”, manifestó.

En este sentido recordó que hubo años en los que no tuvieron ningún juego y salían a pintar tableros de juegos o se divertían con lo que encontraban. También planteó que los chicos hoy en día no juegan porque la tecnología le roba el tiempo que en otra época se usaba para jugar. “Cuando no hay un adulto que supervise eso, los niños y niñas no juegan y hay una pasividad que tiene que ver con la creatividad, socializar, imaginar y disfrutar que no se está dando. Cuando hablamos de defender el espacio de juego me refiero a esto”, apuntó.

Al cierre de la jornada se brinda una merienda con algo caliente para tomar y unas galletitas que se comparten entre todos en ronda. “Creemos que es algo necesario porque convoca, más allá de que hay chicos que lo necesitan más o menos pero nos sirve para conversar y conocernos más”, resaltó.

Por último, Horacio expresó que “jugar es un derecho, el niño que no come, no tiene salud y no juega no crece sanamente y no tiene la posibilidad de desarrollarse así que desde la Juegoteca tratamos de que eso llegue a la mayoría”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí