Era ama de casa, cocinaba para su familia y amigos hasta que un día decidió arriesgarse a convertir esa pasión en su fuente laboral. Comenzó con un crédito del Banquito de la Buena Fe y en 2015 logró su registro nacional como productora. Fue la primera en elaborar en el CAPEC pero hoy los altos costos le impiden hacerlo. Tiene veintidós productos entre dulces, aderezos y licores, y recientemente sumó uno nuevo: el dulce de uva que ya es todo un éxito. Su sueño es contar con un espacio propio para productores y artesanos.

Norma Pugh, más conocida como “Momi”, es un ejemplo de esfuerzo y perseverancia. Nada le fue fácil en su vida, pero siempre trabajó para salir adelante. Comenzó siendo ama de casa, elaboraba productos en su hogar y un día se animó a acceder a un crédito a través del Banquito de la Buena Fe. Ese fue el puntapié inicial de su carrera como productora que se terminaría de consolidar con la llegada de la sala de elaboración del Centro de Apoyo a la Producción de Esquel y la Comarca (CAPEC) donde adquirió las herramientas para serlo. Fue la primera en elaborar allí y en 2015 obtuvo el registro nacional.

Hoy tiene veintidós productos entre dulces, aderezos y licores. En los últimos días presentó una nueva especialidad: un dulce de uva, elaborado con uvas del viñedo de Nant y Fall, de Sergio Rodríguez. “Estamos muy contentos porque lo sacamos al mercado y gustó mucho, así que en el futuro pensamos hacer un aderezo a base de uvas, que ya lo probamos y está muy bueno”, contó Momi a La Portada, quien agradeció el asesoramiento del técnico Javier Williams.

Sus productos son elaborados con materia prima de la región, como por ejemplo Sierra Colorada, Lago Rosario, Gualjaina, Aldea Escolar, entre otros. “La zona es muy buena para hacer un montón de productos”, aseguró, aunque reconoció que “hoy estamos en un momento económico complicado”. Ante esta crisis económica que atraviesa el país, sostuvo que “uno sigue luchando y tratando de salir adelante, así que nos estamos yendo a vender afuera de Esquel y es lo que nos está sosteniendo”.

En estos últimos días estuvo trabajando en Los Antiguos, Las Heras, Perito Moreno y Pico Truncado, donde fue invitada el próximo fin de semana a participar de su aniversario. También estuvo en Chile donde pasó todos los controles bromatológicos sin problema alguno y tiene las puertas abiertas para volver.

Momi ha participado de innumerables fiestas y ferias del país. Este año fue nuevamente invitada a “Caminos y Sabores” de Buenos Aires, que congrega a productores de todo el país, pero por una cuestión económica no podrá estar presente.

 

“Necesitamos un espacio”

Su sueño pendiente, al igual que el resto de los productores, artesanos y manualeros de Esquel, es contar con un espacio propio para comercializar. “Necesitamos un espacio de venta, pero no un local comercial, sino un lugar en común para todos”, señaló. Sin embargo señaló que hoy se conforma con la Expo Feria de verano e invierno porque “no se puede trabajar en conjunto con el municipio”. “No nos quieren así que los productores trabajamos a fuerza de pulmón”, destacó.

Asimismo explicó que hoy por hoy lucha por su lugar de trabajo y que lo que hagan o no le resulta indiferente. “Si al gobierno municipal no le nace ayudar al vecino emprendedor, no podemos hacer más nada, sólo nos queda seguir trabajando solos, con la familia”, apuntó. No obstante agradeció a la concejal María Eugenia Estefanía por su contención y ayuda.

 

Sin apoyo municipal

Momi aclaró que no es política sino crítica. “No estoy en contra del gobierno municipal, yo lo voté, pero no estoy de acuerdo con lo que están haciendo y yo defiendo mi trabajo”, declaró. Además planteó que “si la sala de elaboración pertenece al municipio lo normal sería que el secretario de Producción nos acompañe”. Sin embargo reveló que el pasado 28 de mayo recibieron un mensaje en el que se les informaba que los costos de producción aumentaban y aseguró que hoy por hoy los productores no pueden afrontarlo. También desmintió los datos de facturación publicados por el municipio. “Si yo ganara eso, no estaría vendiendo mis productos en la vereda bajo la lluvia, la nieve y el viento”, remarcó.

Por último, la productora esquelense confió que hoy se encuentra comercializando los productos que tiene en stock ya que no sabe cuándo podrá elaborar nuevamente en la sala. “Nunca pedí nada, siempre hice mi trabajo y pago por él pero hoy no puedo afrontar estos nuevos costos”, concluyó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí