La crisis económica ha golpeado fuerte en el barrio Cañadón de Borquez donde la mayoría de los vecinos se encuentra desocupado por la veda invernal más la falta de trabajo. Alrededor de 150 familias no tienen gas ni reciben asistencia del municipio. Hoy la Junta Vecinal cumple un rol primordial en la contención de niños, adolescentes, madres solteras y adultos mayores a través del comedor comunitario, la copa de leche, un ropero solidario y actividades recreativas como deportivas.

“Es un trabajo de hormiga”, aseguró a La Portada Fernanda Fernández, integrante de la Junta Vecinal del Cañadón de Borquez, en alusión a la labor que llevan a cabo en el barrio con mucho esfuerzo, compromiso y amor por el prójimo. Ninguno percibe un sueldo por esto, sin embargo señaló que su mayor ganancia son los besos y abrazos de los chicos. “Nosotros enseñamos valores”, resaltó.

Hoy son varias las actividades que se realizan en la sede vecinal con el fin de asistir y contener a los vecinos. Se dictan talleres gratuitos para todas las edades como, por ejemplo, danzas africanas, danzas árabes, hip hop, radio y periodismo comunitario, como también fútbol y boxeo. “La idea es tener contenidos a los chicos y que incorporen aprendizajes de todo tipo. Son las formas que tenemos de evitar que los jóvenes estén en la calle haciendo cosas que no deben y con malos hábitos”, explicó.

Fernández sostuvo que una de las mayores preocupaciones de la actual Junta Vecinal son las familias que no tienen cómo alimentarse, una necesidad que reveló que ha ido creciendo en estos últimos meses. Fue así que decidieron dar apertura a un comedor comunitario que asiste a diario a niños, adolescentes, madres solteras y adultos mayores gracias al esfuerzo propio como a la colaboración de la comunidad y los comerciantes de la ciudad. “Hoy recibimos cuarenta personas en la sede vecinal pero hemos llegado a sesenta hogares con un alimento calentito y saludable”, contó. Al tiempo que destacó que los mismos jóvenes le llevan las viandas a los abuelos que no pueden salir de su casa.

Pero no es fácil sostener el comedor porque el trabajo es a pulmón y necesitan ayuda para hacerlo. Por eso este domingo realizarán un Mate Bingo con el fin de recaudar fondos para la compra de alimentos. “La idea es continuar con esto porque tenemos una gran concurrencia de vecinos y los días que no hemos podido abrir, han venido a preguntarnos, lo que quiere decir que la necesidad es constante”, afirmó.

 

Copa de Leche

La Junta Vecinal también notó que muchos niños y adolescentes del barrio no tenían la posibilidad de tomar la merienda en sus casas y por eso en noviembre del año pasado se retomó la Copa de Leche en la sede. “Empezamos con quince chicos y hoy tenemos veinticinco”, señaló. La misma funciona de lunes a viernes, y los sábados reciben la ayuda de Sol Kerbage y Joaquín Said, quienes anteriormente colaboraban con el merendero que funcionaba en la casa de una vecina y que hoy lleva su nombre: “La Copa de Doña Rita”. “Tenemos asistencia perfecta gracias a la contribución de la comunidad de Esquel y los comerciantes que nos ayudan a sostenerlo”, subrayó.

Además resaltó que “es un trabajo que nos gusta hacer, sabemos que no sólo ayudamos a los chicos sino también a las familias”.

 

Preocupa la desocupación

Fernández aseguró que la situación “es muy crítica” en el barrio Cañadón de Borquez ya que señaló que “un gran porcentaje de los vecinos trabaja en la construcción o en el campo y con la veda invernal no hay trabajo”. Agregó en ese sentido que “tenemos un gran porcentaje de desocupación”. También reveló que en la actualidad tienen 150 hogares sin gas y que sólo 65 recibieron en el mes de mayo tres metros de leña por parte del municipio. “Fue la única entrega que se hizo y no a todos, por eso el presidente barrial, Miguel Ramírez, se va con un grupo de vecinos a juntar leña con el permiso correspondiente y un camión de la Secretaría de Ambiente porque la ayuda es entre todos y se hace un trabajo comunitario”, apuntó.

Otra iniciativa que se encuentran llevando adelante desde la Junta Vecinal para que los vecinos puedan sobrevivir a las bajas temperaturas del invierno y la falta de calefacción es el Ropero Solidario. El mismo funciona los fines de semana y asiste a quienes más lo necesitan. Se puede colaborar con ropa, calzados, frazadas, sábanas, cortinas, entre otros elementos. Los interesados se pueden acercar a la sede vecinal a partir de las 17 horas o comunicarse al 15549477 con Fernanda.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí