Con el paso de los días las bajas temperaturas se hacen sentir y eso marca – para muchas familias en nuestra zona patagónica – el inicio de una época del año siempre compleja en materia de posibilidades laborales.

La siempre temida veda invernal este año es aún más temida porque se suma a una situación económica muy difícil y al creciente índice de desempleo que no se resuelve con subsidios, sino con generación de empleo genuino. Quizá en esto trabajaban, hace pocos días en un café céntrico el funcionario del área de trabajo municipal y un concejal de Cambiemos mientras una importante columna de trabajadores, desocupados y organizaciones sociales  marchaban en rechazo a las políticas de ajuste del Gobierno.

La inflación, por otra parte, no da tregua a quienes deben subsistir sin un empleo o con un salario (o jubilación) que mucho dista de ser coincidente con el valor de la Canasta Alimentaria. Pagar los servicios se ha convertido en casi “una misión imposible” y hacerlo en tiempo y forma en “un lujo”.

A riesgo de ser pesimista la realidad hace pensar que lo peor aún no ha pasado porque todavía debe tratarse en el Congreso el Proyecto de Reforma Laboral y porque las exigencias del Fondo Monetario Internacional podrían profundizar las políticas de ajuste que debe afrontar la clase trabajadora.

Mirar hacia otro lado o negar la realidad, en este contexto, es impensable porque no se puede ser indiferente ante el dolor de una trabajadora que no puede contener sus lágrimas frente a las cámaras de televisión, ante la preocupación de un trabajador de la construcción que vive su peor momento, de un jubilado que no puede pagar sus medicamentos, de un desocupado que no cuenta con un salario para afrontar los gastos cotidianos de su familia o de un trabajador que ya no dispone de su salario en la fecha que marca la ley. A las autoridades municipales, provinciales y nacionales vaya aquí un humilde consejo: ser indiferente ya no está permitido.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí