Columna de Opinión: La mediática puberfobia de la Argentina

0

Por Sergio Espinoza – Periodista.

Los jóvenes argentinos se han convertido gracias a intereses pocos claros y de diferente tinte, en el nuevo peligro de la sociedad moderna. Su forma de vestir, andar y la música que escuchan. Parados en las esquinas, caminando por la calle o mirando vidrieras en pares o a grupitos, ya son mirados con desconfianza por la gente.

No nos sorprende que aún sean los jóvenes y niños los que en cualquier comercio sean seguidos por el personal de seguridad. Estigmatizados a más no poder por los medios y sus formadores de opinión, los púberes argentinos se han convertido en la representación de la inseguridad actual.

Tiempo atrás, los jóvenes eran aquellos que proponían una rebelión a lo establecido. De diferentes maneras, este sector demostraba su inconformismo ante una sociedad apática.

Aquellas organizaciones que proponían modificaciones en el riñón mismo de dichas comunidades, solían captar su atención. La lectura, el estudio y la práctica de diferentes doctrinas ideológicas, eran tomadas por los jóvenes como herramienta de acción para demostrar su disconformidad y la necesidad de cambio.

En Argentina, todos sabemos cómo terminó esta historia. Exilios, desapariciones y muertes, entre otras aberraciones, sumados a un control férreo del todo social por parte del Estado, fue el mecanismo adoptado por aquellos que vieron amenazados sus particulares intereses.

Lo que dejó éste modo de respuesta, fue una sociedad diezmada, temerosa, sin conciencia crítica. Servida en bandeja a merced de aquellos que siempre se jactaron de ser los dueños del patrimonio del conjunto. Con una democracia incipiente que buscaba constituirse en el modelo de estado de derecho de toda la ciudadanía.

Ante una sociedad con tan alto grado de indefensión, se sucedieron políticas de Estado que fueron acompañadas con una progresiva influencia mediática dirigida a la construcción de nuevos íconos sociales, cuyo referentes inmediatos eran los “bien pensantes” enquistados en el centro de la escena de la información pública.

Durante la década de los noventa se fue potenciando este modelo, desmantelando todo un Estado que por medio de políticas populares implementadas por gobiernos democráticos de mediados de siglo XX, tenía rezagos de contención ciudadana y con un marcado acento en la fuerza del trabajo. A su vez, se fue constituyendo un mecanismo de manipulación del imaginario social, más precisamente en las comunicaciones. Direccionando de esta manera y a voluntad, la construcción de valores con los que se fue edificando la sociedad del nuevo milenio.

Se busca responsables                                          

Política y medios, fueron las dos herramientas que desmantelaron toda una estructura de valores sociales que hoy los portadores de la imagen pública, sinónimos de los de ayer y de los de siempre, añoran con total hipocresía. Ya que ellos fueron el eslabón de una cadena de acciones que provocó la caída de una estructura de referencia social que se apuntalaba en tres pilares fundamentales: el esfuerzo del trabajo, la virtud del estudio y el sentimiento de solidaridad. Desde nuestra mirada pequeño burguesas, seguimos inmutables buscando al culpable que justifique nuestros fracasos como pueblo y como Nación. Pidiendo que nuestros niños y jóvenes, sean ocultas como si fueran una malformación de nuestra penosa construcción social. Estamos dispuestos a levantarles un muro. Depositarlos en reservorios para pequeños antisociales, cárceles de hierro y cemento o dentro de la figura del servicio militar obligatorio.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí