Adultos mayores entregaron útiles a alumnos de la Escuela de Nahuelpan

0

Un grupo de adultos mayores que participa del espacio “Ejercitate bailando”, que lleva adelante con mucha vocación y compromiso la profesora Asucena Sambueza, visitó la Escuela de Nahuelpan para compartir un agradable momento y hacer entrega de los útiles que juntaron clase a clase con un fin solidario.

El taller “Ejercitate bailando” se llevaba a cabo hasta hace poco en el predio del Gimnasio Municipal, al aire libre, pero con la llegada del frío se tuvo que suspender. Actualmente Asucena continúa con las clases de gimnasia los lunes y viernes a partir de las 14 horas en la sede vecinal del Jorge Newbery y también en AJURPE los martes y jueves a las 14 horas. Sin embargo esto provocó que el grupo de desintegrara así que uno de los objetivos es volver a reunirlos.

La idea original de Asucena era que el taller se realizara dentro del Gimnasio Municipal pero no encontró el apoyo y el acompañamiento de las autoridades a cargo de la Secretaría de Deportes en ese momento para que fuera así.

Durante el verano el taller se desarrolló en el predio de manera gratuita, sólo se abonó el seguro médico obligatorio y se pidió como colaboración un útil escolar para los alumnos de la Escuela de Nahuelpan, así que todos los materiales que se juntaron fueron acercados el lunes pasado por el grupo de adultos mayores y Asucena.

Se vivió una jornada emotiva de encuentro, solidaridad y recreación. Los adultos mayores compartieron algunas cosas ricas que elaboraron con mucho amor para la comunidad de la Escuela de Nahuelpan. También se hizo entrega de los útiles escolares y regalitos que se reunieron con mucho cariño y se realizó un sentido homenaje a Amalia Artiles, quien fue directora de la institución.

Asucena Sambueza, quien se encuentra a cargo de “Ejercitate Bailando”, contó en diálogo con La Portada que “mi trabajo lo hago con mucha vocación por los adultos mayores y no se trata de una clase donde soy el monigote que los hace reír, porque a veces se subestima lo que uno hace desde la diversión”.

En este sentido destacó que su mirada hacia el adulto mayor es integral. “Uno no solamente los hace reír y pasarla bien. Nosotros estamos conectados todo el tiempo, siempre estoy para el que necesita una ayuda”, aseguró. Además comentó que se creó un vínculo entre todos y que se alientan mutuamente.

Se trata de un trabajo comprometido, que se sustenta en la formación y preparación que tiene Asucena en la materia, y que hoy se lleva a cabo a pulmón, con su esfuerzo propio, por falta de apoyo. “Lo hago de manera personal y por vocación”, afirmó.

Durante las clases se realizan diferentes ejercicios articulares, musculares y cognitivos al ritmo de la música y en un clima distendido, seguro y divertido. “He notado importantes cambios y me da mucha satisfacción cuando viene una señora y me dice que puede subir a una silla o cruzarse de piernas. Se van superando día a día”, explicó.

Asucena también tenía pensado llevar adelante un proyecto de gimnasia gratuita y un taller recreativo para reparar juguetes y armar muñecas de trapo en el Centro de Jubilados pero repentinamente y sin mucha explicación le dijeron que no había lugar. “Me he encontrado con varias piedras en el camino pero no voy a bajar los brazos y voy a seguir defendiendo a los adultos mayores”, finalizó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí