Editorial: Trabajo y vivienda, la deuda pendiente

0

Como si el tiempo no pasara y las necesidades básicas de las personas no se modificaran la posibilidad de tener un empleo y una vivienda propia continua siendo “el sueño”.

Es que sin importar cuántos gobierno (ni a qué partido pertenezcan) pasen en el orden local, provincial y nacional estos dos problemas siguen siendo centrales en miles de familias.

“Hay mucha demanda de trabajo y vivienda”, es una frase del coordinador de Juntas Vecinales del municipio local que marca una radiografía de los principales requerimientos de los vecinos de los distintos barrios de la ciudad.

La expresión “donde hay una necesidad, hay un derecho” es muy conocida – y más allá de quien la hiciera famosa – lo cierto es que marca una realidad que no se ha modificado con el paso del tiempo.

“El sueño de la casa propia” y del “trabajo estable” continúan siendo base en una sociedad que debiera crecer. Los sueños y anhelos de nuestros abuelos y padres no deberían ser los mismos que los de esta generación.

La casa propia y el trabajo estable son derechos que todos tenemos como ciudadanos. No obstante la realidad señala que – pese a todo – son el privilegio de pocos.

En resolver estas dos temáticas debiera pensar la clase política al momento de hacer campaña electoral ya que en esas instancias las promesas abundan y el cumplimiento de las mismas sólo se hace esperar.     

La política pública debe girar en torno a la generación de empleo y a brindar posibilidades reales para el acceso a una vivienda porque ¿qué futuro se puede construir sin cubrir necesidades básicas para la subsistencia y un hogar para cada familias?   

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí