POR FABIAN GALDI – PERIODISTA:

Hay, hubo y habrá para siempre un Messi maradoneano.

No era necesario que lo fuera, dice el planeta fútbol.

Casi todo el planeta fútbol.

Menos en la Argentina, donde sí era necesario.

Si un porcentaje mínimo de incertidumbre aún sobrevivía, ya es pasado.

Nadie se lo merece más.

Destrozó récords en todo, pero le era insuficiente.

A ese rompecabezas del cómo, por qué, cuándo y dónde le faltaba una pieza – lo sabíamos -.

Era la épica.

En mayúsculas se lee mejor: ÉPICA.

Leo ya es el dueño absoluto e indiscutible de esa épica.

Las críticas feroces, las comparaciones odiosas y las argumentaciones malintencionadas ya no tienen margen de subsistencia.

Soportó en silencio las descalificaciones, desvalorizaciónes y las ironías en tono cínico.

Respondió con el lenguaje, su lenguaje, el mundo entero hecho lenguaje en modo pelota de fútbol.

Dio la cara, asumió las responsabilidades y se cargó una mochila con toneladas de desconsideraciones ajenas.

No se escondió.

Y de un solo tajo cortó las siete cabezas de la Hydra.

Y ahí está en el Maracaná, con esas lágrimas emocionadas que le están llegando desde arriba.

Y ahí está, trepado a un barrilete cósmico y dando la vuelta olímpica por todo el universo.

Y ahí está.

Y ahí están.

Abrazados, épicos e inmortales.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí