María Rosa Escobar, junto a un grupo de vecinos, realiza un trabajo voluntario que tiene como epicentro la Parroquia María de los Ángeles en el marco de la labor que lleva adelante Cáritas Prelatura Esquel.

La pandemia y la necesidad de los vecinos los animó a continuar con el trabajo solidario pese a ser personas de riesgo entendiendo que la comunidad necesitaba de esa colaboración.

En diálogo con La Portada relató esta experiencia de trabajo que lleva varios años “tenía claro que quería ayudar, pero que no lo quería hacer desde un partido político. Ya estaba trabajando en la Iglesia y decidí hacerlo desde ese lugar. Un 23 de diciembre me acerqué, junto a mi esposo, para llevar una caja y así colaborar con Cáritas. Cuando llegué a una casa me impactó como vivían y al salir de allí decidí colaborar con Cáritas, pero desde adentro”. “Así empezó mi tarea y no la dejé más”, expresó.

Escobar aseguró que el trabajo solidario “se convirtió en una forma de vivir. Si dejara Cáritas buscaría otro lugar para hacer voluntariado. Se siente la necesidad de ayudar a la gente. Tenemos una pequeña red y entre todos tratamos de llegar con las soluciones”. “Lo más urgente es la provisión de comida y ropa, pero Cáritas es mucho más que eso”, manifestó.

Al ser consultada respecto de qué aspectos es el más complejo del trabajo voluntario remarcó que “lo más difícil es encontrarse con las distintas situaciones. Uno sabe que hay pobreza, pero no se toma dimensión hasta que se sale al terreno. Eso impacta y es lo que moviliza a ser solidario con la gente”.

La vecina indicó que “este año fue más complejo” y agregó que “la gente vivía de changas, pero eso se terminó de un momento para otro. Fue muy duro llegar a no tener nada”.      

Volver al ruedo

“Al principio estuvimos guardadas por el miedo ya que somos personas de riesgo. Luego nos dimos cuenta que si el miedo se apoderaba de nosotros estaríamos inactivos hasta ahora porque la situación se perfilaba para largo. Decidimos tomar los recaudos y volver al trabajo”, señaló.

Para finalizar sostuvo que habitualmente luego de las Fiestas de Fin de Año la actividad del voluntariado tiene una interrupción “pero ya nos mentalizamos que este año no vamos a parar” al tiempo que destacó la labor de los jóvenes que forman parte de las actividades solidarias “tienen una polenta que arrasan”.    

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí