El Senado de la Nación convirtió, recientemente, en ley el proyecto de Aporte Solidario y Extraordinario de las Grandes Fortunas que tiene como intención obtener recursos económicos para mitigar los efectos de la pandemia ocasionada por el Coronavirus. Es preciso recordar que este aporte se realizará por única vez y que está destinado a los patrimonios superiores a los 200 millones de pesos.

La iniciativa obtuvo 42 votos a favor del Frente de Todos y sus aliados, y 26 en contra, del interbloque de Juntos por el Cambio y sus adherentes luego de una extensa discusión.

El proyecto, que fuera impulsado por el presidente del bloque oficialista en la Cámara baja Máximo Kirchner, tiene como objetivo recaudar aproximadamente 300 mil millones de pesos que serán destinados a la ejecución de planes productivos y sanitarios.

La iniciativa prevé el cobro de 2% a los patrimonios de las personas físicas que hayan declarado hasta la fecha de la promulgación de la ley más de 200 millones de pesos. Esa tasa se elevará al 2,25% en casos bienes por entre 300 y 400 millones de pesos, al 2,50% entre 400 y 600 millones y al 2,75% cuando sea de 600 a 800 millones. La tasa subirá al 3% cuando los patrimonios oscilen entre 800 millones y 1.500 millones; al 3,25% para el rango de 1.500 a 3.000 millones de pesos, y a partir de esa cifra será del 3,5%.

Hasta allí los datos técnicos de un proyecto del que se comenzó a hablar ni bien iniciada la pandemia y que fue tan reclamado por algunos sectores como resistido por los que se verán afectados.

Es claro que muchos esperaban el tratamiento del proyecto mucho antes de la fecha en que finalmente sucedió. La emergencia sanitaria y económica no admitía demoras, pero los “tiempos de la política” jugaron un papel fundamental en este sentido.

Otro aspecto que parece no conformar es el hecho que este aporte solidario sólo se tendrá que realizar por única vez. Ello no pareciera tener lógica teniendo en cuenta que los efectos negativos de la emergencia sanitaria perdurarán, que los recursos del Estado para asistir a la población más vulnerable ya son escasos y que recomponer en tejido social profundamente dañado no será un trabajo que se pueda lograr en el corto tiempo.

Quienes se encuentran en una situación económica  privilegiada debieran tomar real conciencia que este es el momento de ser solidarios, de pensar en el bien común y de hacer a un lado la idea de la vida en términos de ganancias personales. Y si es preciso modificar la ley para que este aporte “extraordinario” no lo sea tanto quizás sería interesante comenzar con un planteo de esta posibilidad. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí