Los vecinos Olga y Bruno Lukosevicius tienen en Esquel un museo de características únicas en Sudamérica. Ofrecen un recorrido profundo sobre la historia del país báltico. Un rincón donde, además, florece la rica  experiencia de los inmigrantes lituanos que llegaron a la Provincia del Chubut a fines del siglo XX. 

“Olgbrun” hoy permanece cerrado debido a las medidas preventivas impulsadas por el Gobierno para frenar la propagación del coronavirus. Pero nunca está de más recordar que a unos tres kilómetros del centro de la ciudad, precisamente en el barrio Villa Ayelén, existe un complejo ideado para resaltar la cultura lituana.

En diálogo con diario La Portada, Olga destacó que hace unos días fue el “Día Internacional de los Museos” y atendiendo a la fecha conmemorativa quiso compartir con la comunidad una de sus grandes pasiones, es decir, las costumbres, historias y vivencias de su otra patria: Lituania. Todo lo conserva como un tesoro en su establecimiento.

Contó que este Museo, ubicado junto a las cabañas, la casa de artesanía y la chacra orgánica, cumplirá nada más y nada menos que 17 años. El aniversario será en un par de meses.  A lo largo de este tiempo Olga y Bruno supieron cosechar múltiples distinciones por su trabajo al rescate de la cultura, muchos de esos reconocimientos provinieron  del país báltico e incluso de altas autoridades de gobierno.

Los cinco salones

“Por supuesto que estamos cerrados”, aclaró de inmediato Olga en la charla con este medio y expresó asimismo su expectativas de que la pandemia por el COVID-19 termine para que, en un período de tiempo no muy lejano, comiencen a funcionar nuevamente. Luego pasó a describir los “cinco salones” que componen “Olgbrun”.

Los primeros tres están reservados a la historia de Lituania y de los inmigrantes que arribaron a Chubut  desde 1877. “Tenemos muchas antigüedades y artesanías”, enfatizó contenta, además de un archivo periodístico del recordado primer semanario lituano “Balsas” (La voz de los lituanos en Argentina) como también las máquinas de imprenta del mismo medio gráfico.

El cuarto es el de Ciencias Naturales y se nutre de minerales, caracoles y fósiles. En suma, una completa  colección en paleontología, minerología, malacología, entomología y una biblioteca. “Mientras la gente mira solemos tomarnos un guindado y charlamos”, subrayó entre risas la administradora del lugar.    

El quinto y último espacio es el llamado “Recuerdos de Esquel”, con periódicos  de la ciudad y un compendio de anécdotas de los inmigrantes que llegaron para radicarse. Pueden observarse los aportes realizados por generosos pobladores durante el tiempo en que Olga y Bruno tuvieron la casona. “Tenemos muchas cosas lindas aquí”, enfatizó.

Celebró, por otro lado, que el establecimiento de Esquel es conocido en Lituania y mencionó que hace varios años se difundió por televisión un documental. “Recuerdo que una vez estábamos de viaje y en un hotel el conserje vio el documento de Bruno y nos preguntó si éramos los del museo de Argentina. Eso nos sorprendió y emocionó”, realzó.

Sufriendo la cuarentena

La reconocida prestadora del sector turístico de la ciudad aseguró que “estamos sufriendo bastante la cuarentena” y dijo además que se venía de un verano 2020 relativamente bueno pero “desde marzo no tenemos ni una sola persona”, lo que lógicamente se traduce en cero ingresos económicos. “Estamos mal”, reiteró.

Indicó que las cabañas, el museo y el local de artesanías permanecen sin actividad alguna desde el comienzo del aislamiento obligatorio. Preocupada se mostró porque a la par deben seguir afrontando los gastos de servicios. “No entra un peso y nos cobran la luz igual como si fuésemos comercial. En este momento nos tendrían que facturar como residencial”, planteó.

Fotos del Museo.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí