Cáritas en conjunto con el Centro de Operaciones y Emergencia Municipal se encuentra asistiendo a un importante número de vecinos de Esquel con alimentos en el marco de la contingencia. Aseguran que en las localidades del interior la demanda aumentó en un 70%. Un grupo de voluntarios brinda acompañamiento a las personas en riesgo ya sea con un llamado para que se sientan contenidas o haciéndoles las compras. 

Si ya la situación era crítica en muchos hogares por la falta de trabajo y los vaivenes económicos del país, hoy con la contingencia sanitaria esto se ha agravado aún más y ya ni se puede sobrevivir de alguna changa.

Sonia Correa, referente de Cáritas Prelatura Esquel, manifestó en diálogo con La Portada que “tenemos un montón de pedidos de alimentos porque hoy no hay trabajo ni changas, no hay acceso de dinero en las casas entonces hay que asistir a las familias”.

En este sentido contó que Cáritas forma parte del Comité de Operaciones y Emergencia Municipal con lo cual todas las decisiones sobre asistencia alimentaria se toman desde ahí. “Estamos trabajando en conjunto con el municipio en la asistencia alimentaria y también recibimos muchos pedidos de productos de limpieza como lavandina, alcohol y jabón blanco”, contó.

Asimismo Sonia destacó que “una familia necesita al menos un jabón para higienizarse porque te están diciendo continuamente que te laves las manos pero hay familias que no pueden acceder a comprarlo”.

Reveló, además, que se ha incrementado muchísimo la demanda de alimentos en Esquel y aseguró que en las localidades del interior aumentó un 70%. Al respecto agradeció a los comerciantes locales que les hacen el favor de llevar las donaciones a Lago Puelo, Cushamen, Cholila, Gobernador Costa, entre otros.

Agregó que “se nota muchísimo la necesidad de la gente sobre todo con esto de no tener un ingreso. Antes estaba la changa, la feria, pero ahora no cuentan con ese ingreso que ya era mínimo y ahora es cero”.

Las colaboraciones se pueden realizar en diferentes comercios de la ciudad donde están dispuestas las urnas identificadas con el logo de Caritas o el COEM.

Desde Cáritas también se está brindando acompañamiento a las personas con el trámite del Ingreso Familiar de Emergencia. “Esto nos ha hecho hacer otras gestiones que no pensábamos como, por ejemplo, acompañar a las personas a acceder a su CUIL, dado que muchas no lo tenían, y tampoco tenían acceso a internet entonces no podían ingresar a la página y no sabían cómo hacerlo. En su momento ayudamos a la pre-inscripción y estamos ayudando con algunas gestiones a raíz de eso”, explicó la referente de Cáritas.

También valoró el trabajo que se encuentran llevando a cabo los voluntarios que no pueden salir de sus casas y se dedican a coser barbijos y camisolines para el personal de Salud.

En tanto Sonia contó que los mismos jóvenes voluntarios tuvieron la idea de brindar acompañamiento a aquellas personas en riesgo que se encuentran solas y necesitan ayuda. “Es tener empatía con el hermano, con la persona que uno tiene al lado, sobre todo con los abuelos que no pueden salir de sus casas y con las personas en riesgo”, subrayó.

Además resaltó que “una llamada telefónica acorta las distancias y hace que el otro se sienta un poco mejor porque siente que alguien se preocupa por él”, y agregó que “tenemos que ponernos en el lugar de la persona que no puede salir; es triste estar solos, encerrados y no tener con quién charlar”.

De esta manera las personas que necesiten que los llamen para hablar o que les vayan a comprar alimentos o medicamentos, se pueden poner en contacto con algún voluntario a través del teléfono 2945-513772.

Hoy Cáritas cuenta con un grupo reducido de voluntarios por cuestiones de transitabilidad y prevención. “Tenemos los permisos de nación, provincia y Cáritas Argentina pero no queremos ir en contra de la normativa dispuesta por el gobierno nacional. El quedarse en casa también empieza por casa, entonces no queremos ser muchos los que andemos por las calles. Pero los voluntarios están en la línea de partida y están dispuestos a salir para cualquier cosa que uno necesita”, afirmó Sonia.

A su vez remarcó que “son tiempos para aprender a escuchar al que tenemos al lado, es parte del cambio que tenemos que ir incorporando en nuestros hábitos. Esto de estar atento al otro, tener empatía y ponernos en el lugar del otro es muy importante y va a hacer más ameno esto que estamos viviendo”.

Por último, Sonia expresó que “hagamos un esfuerzo más, quedémonos en casa, esto ya va a pasar y como dice una canción volveremos a abrazarnos”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí