El ingeniero que vio nacer y crecer al CIEFAP

0

Semanas atrás el Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP) cumplió 30 años de vida. Héctor Gonda es el profesional más antiguo de la institución. Presta servicio desde los inicios, allá por 1989. 

El Centro comenzó a funcionar a finales de los 80, con una oficina a la vera de la Ruta Nacional N° 259. A metros de la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”. Está conformado por las provincias patagónicas. La sede central siempre operó en Esquel.

Gonda llegó a la ciudad proveniente de Buenos Aires. En ese entonces era un joven y curioso ingeniero atraído por el surgimiento de una organización que se dedicaría a la investigación y el desarrollo de proyectos forestales. Un reto personal y laboral.  

“Tuve la fortuna de ver toda la historia del CIEFAP y cómo fue evolucionando”, explica a La Portada minutos después de participar de la inauguración de una muestra fotográfica de ciencia montada en la Estación del Viejo Expreso Patagónico “La Trochita”.

Recuerda que ni bien llega se encuentra con una ciudad muy distinta a la actual. “Al trabajo iba en bicicleta y apenas me cruzaba un solo automóvil”, cuenta entre risas, agregando que el tránsito en la ruta era escaso. “Hablamos de una comunidad donde se conocían prácticamente todos”, afirma.

Destaca asimismo que la institución avalada por ley -de carácter interjurisdiccional- también evolucionó en forma significativa. “Al principio había un puñado de investigadores. Hoy somos alrededor de sesenta personas”, describe. 

Señala que además cambió el paradigma dominante desde el cual se piensa la redacción de proyectos. “Antes veíamos el bosque fundamentalmente como productor de materia prima (madera). Ahora lo percibimos como ecosistema completo con la flora y fauna en integración”, recalca.

Dice que a partir del año 2000 empezaron a traspasar las fronteras patagónicas y tejieron lazos con otras regiones del país. Incluso se llevan adelante acciones de cooperación internacional con países como Alemania, por ejemplo.

Uno de los trabajos que menciona como especial fue hacer el inventario argentino de bosque nativo y de plantaciones. “Estuvimos involucrados en el proyecto realizado a nivel nacional”, comenta, celebrando que “a menudo somos convocados para encarar planes”.

Agradece al CIEFAP y al conjunto de la comunidad por haberlo recibido de brazos abiertos. No duda al asegurar que, si bien nació en Buenos Aires, “si me preguntan siempre digo que soy de Esquel. Llevo tres décadas acá. Soy esquelense”.  

Nuevo contexto, nuevas expectativas

José Lencinas, director del CIEFAP, reflexionó brevemente sobre el aniversario. En contacto con este medio admitió que a lo largo de los 30 años “hemos atravesado momentos buenos y otros no tanto”, resaltando asimismo la capacidad de sobreponerse a las crisis.

Reconoció que el actual contexto es “desafiante” y celebró la apuesta fuerte del flamante Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación. “Quieren potenciar el vínculo de la ciencia con los sistemas productivos”, ponderó.

Sostuvo que en ese sentido es necesario “crear nuevas herramientas” para facilitar las tareas de investigación. “Estamos expectantes de que esto pueda ocurrir en el nuevo período. Nos preparamos de manera activa, formulando y reformulando proyectos para tener más impacto”, acotó.       

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí