Maximiliano Martínez llegó hace tres años a Esquel y gracias a una capacitación en el CAPEC generó su propio emprendimiento. Durante tres meses fabricó juguetes didácticos en madera que comercializaba en tiendas de la ciudad y donaba a instituciones públicas pero tras un cambio de funcionarios su proyecto no recibió más apoyo del municipio. Hoy trabaja en una panadería pero le gustaría volver a reflotar ese proyecto que tenía como objetivo estimular el aprendizaje de los niños y niñas de la ciudad.

En octubre del año pasado el municipio presentó el emprendimiento “Construcción de Juguetes en Madera” en la carpintería del Centro de Apoyo a la Producción de Esquel y la Comarca. El mismo fue impulsado desde la Secretaría de Producción y Empleo mediante la provisión de materia prima y la capacitación a emprendedores.

Maximiliano Martínez fue designado como el encargado del taller bajo la supervisión de Roberto Tardón, responsable de la carpintería del CAPEC, y el coordinador general de Empleo, Horacio Quinteros. Su proyecto se llamaba “Juguetes sin fronteras” y tenía como objetivo el diseño y construcción de juguetes infantiles de madera para ser destinados a niños y niñas de diversas instituciones públicas y privadas del ámbito local y regional. “Los juegos permiten una libertad de acción, naturalidad y un placer que raramente se encuentra en otras actividades, ofrece gran ventaja de excelentes oportunidades para el desarrollo físico, intelectual, social y emocional”, argumentaba la propuesta.

A modo de contraprestación por utilizar las instalaciones del CAPEC, el emprendedor acordó con el municipio la entrega de un stock de juguetes a cada jardín maternal.

El emprendedor Maximiliano Martínez contó en diálogo con La Portada que “la capacitación era para el oficio de carpintero y surgió el proyecto de juguetes didácticos para tener una entrada laboral ya que yo me vine sin trabajo desde Comodoro Rivadavia a la ciudad”. Señaló que al principio se habló de que serían quince personas las que participarían de la iniciativa y terminaron siendo tres. Asimismo manifestó que por el proyecto “el municipio me daba una ayuda económica por mes, me prestaba las instalaciones del CAPEC y nos daba insumos que no eran muchos”. 

De todos modos destacó la ayuda recibida por parte del funcionario Horacio Quinteros. “Nos dio una mano muy importante porque nos hizo el contacto con tres jugueterías locales que nos ofrecieron su espacio sin cobrarnos nada para que pudiéramos mostrar nuestros productos”, explicó. Todo parecía marchar bien hasta que Quinteros presentó la renuncia. “El proyecto quedó en la nada, su idea era que continuara pero me encontré con la burocracia de siempre”, aseguró Martínez.

En este sentido contó que “me comuniqué con Fabiana Vázquez -quien asumió en lugar de Quinteros en Desarrollo Social- y me dijo que a ella no le correspondía seguir con el proyecto. Fui de una oficina en otra pero no llegué a nada y yo necesitaba seguir produciendo. Me ayudó la venta en los negocios porque justo se venían las fiestas de fin de año pero cuando eso terminó bajaron las compras”.  

El carpintero sostuvo que “no recibió ninguna respuesta del municipio así que sentí que dejó de importarles el proyecto y me vi obligado a buscar una fuente laboral porque tenía que sobrevivir”, y resaltó que todos los juguetes que le quedaron los regaló a los jardines y al hospital.

Por último Martínez reconoció que le gustaría retomar el proyecto aunque no lo ve factible por la situación económica que atraviesa el país y las necesidades que hay en la sociedad. “A mí me gusta mucho la carpintería y me gustaría volver a fabricar juguetes porque me apasiona hacer trabajos en madera. Además no hay muchas personas que se dediquen a hacerlo y tuve mucha aceptación de la gente”, concluyó.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí