Hace más de un año que el comedor abrió sus puertas en la sede del Barrio Chanico Navarro. Nació como un espacio de contención para aquellos vecinos que no tienen trabajo debido a la crisis económica del país pero en los últimos meses la demanda ha crecido de manera alarmante. Hoy alimenta a más de 200 personas por día y hay ocasiones en que la comida no es suficiente. Se sostiene gracias a la permanente colaboración de la comunidad.

La presidenta de la Junta Vecinal del Barrio Chanico Navarro, Elida Melin, se manifestó muy angustiada por la cantidad de personas que a diario se acercan al comedor. “Ya estamos entregando más de doscientas viandas y el lunes pasado me quedé sin comida, así que me puse muy triste porque no sabía qué decirle a la gente”, expresó en diálogo con La Portada.

Asimismo reconoció que no sólo está necesitando alimentos, sobre todo carne, pollo y aceite, sino también ollas más grandes para cocinar. “Las que tengo me están quedando chicas”, aseguró.

Melin destacó que en los últimos meses la demanda creció de manera preocupante y que ya no sabe qué hacer. “Estábamos entregando 174 viandas y ahora ya pasamos las 200; la situación es muy triste”, confió y agregó que “estoy recibiendo personas que uno no puede creer que estén pasando necesidades pero se han quedado sin trabajo o no han cobrado”.

En este sentido señaló que “uno escucha historias muy fuertes, conmovedoras, y uno no puede hacer más que ayudarlos”, y agregó que recibe vecinos de todos los barrios de la ciudad.

El comedor abre sus puertas los lunes, martes, jueves y sábados. “No funciona todos los días porque no llego con los alimentos”, explicó la vecinalista, quien resaltó que el espacio se sostiene gracias a las donaciones de los vecinos e instituciones. “Estoy muy agradecida con la comunidad que siempre está ayudando con el comedor porque sin su colaboración no podríamos hacerlo”, apuntó.

Las colaboraciones se pueden acercar de 8.30 a 12.30 horas los días en que funciona el comedor en la sede vecinal, ubicada en Antúnez 735. “Todo es bienvenido, pero lo que más necesito es carne, pollo y aceite”, comunicó.  También se reciben donaciones de ropa de abrigo ya que hay disponible un ropero solidario para quienes más lo necesitan.

“La gente de Esquel es muy solidaria, el otro día puse en la cuenta de Facebook del barrio que necesitaba zanahorias y me aparecieron cinco bolsas”, relató.

Melin, quien lleva cinco años como presidenta del Chanico Navarro y el próximo año deberá llamar a elecciones, sostuvo que se encuentra muy conforme con el trabajo realizado. “Cuando asumí tenía otros proyectos y me encontré con muchas necesidades entonces decidí abrir el comedor porque uno ha pasado necesidades y sabe lo que es”, manifestó.

Hoy la sede vecinal no cuenta con gas y cocina con tubos que le entrega el municipio gracias a las gestiones del coordinador de Juntas Vecinales, Esteban Bravo. “Nosotros no podemos dejar de cocinar porque hay niños que necesitan comer así que si no podría hacerlo acá lo haría en mi casa”, señaló.

Por último Melin adelantó que ya se encuentra organizando una actividad para agasajar a los niños en su día junto a la empresa Infopan.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí