Es médico pediatra y padre de cinco hijos. A su consultan llegan muchos niños y padres preocupados a quienes intenta contener y orientar. En su trabajo, además, tiene una estrecha relación con el deporte ya que lo considera uno de los pilares fundamentales para el crecimiento de un niño.

Su nombre es José Tellechea y lleva 26 años de profesión. En esta entrevista con La Portada aborda diversos temas tales como la preocupación de los padres respecto de la alimentación de los niños, la importancia de la recreación y la actividad física. En sus charlas con los diferentes actores sociales se ocupa de derribar algunos mitos y aconsejar una alimentación saludable.   

La Portada: ¿Por qué eligió la pediatría como especialidad?

José Tellechea: Cuando uno está en la Facultad le gustan todas las especialidades, pero siempre me gustaron los chicos. Tenía que tomar una decisión y elegí pediatría aunque también podría haber elegido la medicina general.

L.P: ¿Es fácil trabajar con niños?

J.T: Para mí sí. Siempre digo que trabajar con un chico es como trabajar con un auto OK al que en los primeros cuatro años hay que hacerle cero mantenimiento. Los chicos tienen esa capacidad de curarse rápidamente. Vale la pena trabajar con ellos. Los chicos son muy honestos: si te quieren te quieren y si no te quieren no te quieren. El concepto de maldad en un chico no está. El malo es el adulto. No me gusta que digan que los chicos son malos porque no lo son.

L.P: ¿Cuáles son los principales temores de los padres en relación a la salud de sus hijos?

J.T: Los que somos padres fuimos aprendiendo porque no hay un libro. El pediatra es como el manual del auto. El pediatra intenta dar las pautas de las cosas que pueden ocurrir o que están ocurriendo. Los padres temen no criar bien a sus hijos, a que no se den cuenta que están enfermos y que les pase algo grave. Es por eso que muchos sobre consultan. El padre tiene un chip que no le va a permitir que el chico muera de hambre o  de frio. Es por eso que después el chico tiene problemas por la exigencia para que coma o se los ve recontra abrigados. Los chicos se enferman más de sobre abrigo que de frio. El pediatra tiene que tener la capacidad de contener los temores. Se establece una relación de confianza y debe haber un feeling, un ida y vuelta. Tengo pacientes grandes, de la edad de mis hijos, que están fuera de la ciudad estudiando y me consultan cuando están enfermos. También están las madres que continúan consultando pese a haberse mudado.

L.P: ¿Por qué los padres se preocupan tanto cuando los niños no comen?

J.T: No hay ningún chico que se muera de hambre cuando la heladera está llena. Ninguno se va a desnutrir y de hecho tenemos más calorías que las que necesita el cuerpo. Una de las epidemias de la humanidad es la obesidad en los pibes. Hoy nos tenemos que preocupar más por la calidad de la comida que por la cantidad. Hablo de comida sana y saludable. La idea es fomentar los hábitos desde chicos. La alimentación, desde la primera edad, también es repetitiva. Una vez llevé a un chico al supermercado y no reconocía las verduras. Eso quiere decir que los padres nunca le presentaron esos alimentos y que ellos tampoco los consumen. En una charla en la Escuela N° 7722 les pedí a los chicos que sean el motor transformador. Si logran que los padres dejen de fumar también pueden lograr que coman mejor. Las frutas, por ejemplo, deben estar a la vista y es el adulto el que debe tomar la iniciativa porque de los chicos no saldrá comerse una fruta. Ellos viven en otra vorágine queriendo jugar las 24 horas. Es una locura intentar que en los primeros tres años de vida el chico se siente a la mesa, coma tres platos, fruta y además haga sobre mesa. Hay que comer como ellos; jugando (picoteando sano y saludable permanentemente). Hay que tener oferta en la heladera de mini gelatinas, sobras de milanesa en tiras, frutas, zanahorias cortadas en bastones. Hoy los chicos por cuestiones de estimulación son más hiperquinéticos que los de otra época por lo que es difícil que presten atención a algo que nos les interesa. Hay que armar una estrategia familiar para que el chico coma utilizando el ingenio para cocinar porque la comida también tiene que ver con la presentación.

L.P: ¿Los padres consultan por trastornos de alimentación en los pre adolescentes?

J.T: Si, consultan. Hay médicos que se dedican más a eso y trabajamos en conjunto. Vemos dónde estamos parados y hacemos la derivación.

L.P: ¿La recreación y el deporte también son fundamentales para el crecimiento un niño?

J.T: Son los otros pilares. Me gusta, además, de la medicina la antropología. Nosotros mantenemos la estructura, pero cambiamos los hábitos: hoy yendo a un kiosco te llenas de calorías en un segundo y además hicimos todo para que la vida sea más sencilla: control remoto, autos, etc. Ahí comienza el desbalance con un aumento de las calorías y un menor gasto de las energías. Esas calorías que sobran se depositan. La actividad física es innata al individuo humano, al cuerpo y a la salud. Una de las grandes falencias de la educación para mi es la mal llamada educación física (menos horas para los profesores, temer a riegos de accidentes, etc.). Ningún padre dudaría a hablar con la profesora de matemáticas si el nene no rinde bien. Pregunto: ¿cuántos padres va a hablar si el chico se la pasa jugando al quemado en lugar de hacer un deporte? Gracias a Dios vivimos en una ciudad muy deportiva con una amplia oferta. Pude incorporar a muchos chicos a distintas actividades deportivas. El pediatra debe saber qué pasa en la ciudad para orientar y hacer ofertas. Hay que descubrir todo porque es muy importante el multimovimiento (realizar distintas actividades deportivas) antes de la pubertad. Ya en la etapa del desarrollo el chico puede elegir el deporte que le guste.

L.P: ¿Es preocupante la obesidad en los niños?

J.T: Hay muchos niños con obesidad y es muy difícil trabajar con ellos porque también hay que hacerlo con la familia. Uno a veces se choca con una pared, pero de a poco vamos tratando de derribar algunos mitos. Históricamente se habló que los chicos no pueden hacer ejercicios de fuerza y eso es una gran mentira. Se puede hacer fuerza a cualquier edad y lo máximo es el peso corporal. El uso de trabajo de fuerza es una buena entrada para el chico que tiene sobrepeso. El pibe que en teoría no sirve para el futbol o básquet se encuentra que de pronto levanta cosas o lanza más lejos. Eso lo hace sentir mejor y comienza a cuidarse en lo que come para acomodarse en otros deportes. No hay que ser rígidos incluso con la comida. Hay que comer sano y divertirse (de lunes a viernes carne, fruta, verduras, lácteos descremados y huevos. Sábado y domingo hay lugar para los permitidos). Hay que tener cuidado con la publicidad especialmente con la de lácteos: parafraseando a un amigo gastroenterólogo diría que “si a un alimento hay que hacerle mucha publicidad para venderlo no es tan bueno”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí