La decisión adoptada por el Gerente de la Plata de Tratamiento de Residuos Sólidos y Urbanos (PTRSU) causó sorpresa en la comunidad aunque para él tuvo su proceso de análisis. Raúl Páez presentó su renuncia al intendente Sergio Ongarato y puso en la agenda mediática la verdadera situación de la Planta

En declaraciones a La Portada aseguró que su dimisión “fue una decisión elaborada durante algún tiempo al ver que cambiaba la situación de la Planta”. Y agregó que “la Planta sufrió muchos ajustes” a raíz de la crisis económica.

“Antes se trabajaba de 8 a 18 horas y hoy lo hace de 7 a 13 horas. No se trabaja los sábados”, manifestó al tiempo que remarcó que “dejamos de operar el relleno sanitario que era un lugar ambientalmente seguro para empezar para tirar los residuos sobre el suelo. Eso éticamente, en mi condición de técnico, no corresponde. Fue por esto que decidí apartarme. No me puedo permitir que me paguen el sueldo para tirar los residuos en el suelo”. “Espero que me decisión sea un detonante para que se revea esta situación y que se vuelvan a generar recursos municipales, provinciales o nacionales para revertirla”, señaló.

Páez aseguró que “el intendente reconoce la falta de financiamiento. Todos adoptamos un modelo de gestión de la Planta que no queremos que se caiga y espero que mi renuncia sea un llamado de atención para que se retome el camino. Habíamos cambiando y éramos un ejemplo”.

Respecto de posibles diferencias con el intendente Sergio Ongarato o funcionarios de su Gabinete sostuvo que “no tengo problemas con nadie. Podemos tener algunas diferencias, pero se charlan sobre la mesa. Agradezco a Rafael Williams (ex intendente) que me convocó y a Ongarato que me mantuvo en el cargo siendo de otro color político”.

Agradecimiento y balance

Páez, quien permanecerá en su cargo algunos días más para dar tiempo a encontrar su reemplazo, expresó un especial agradecimiento al personal “ellos son el corazón de la Planta, son los que hicieron que la Planta llegar a tener el renombre que tuvo”.

Para finalizar, y en el plano del balance de su gestión, mencionó que “fuimos un ejemplo a nivel nacional porque éramos de las pocas que producíamos compost de calidad certificado por la Universidad lo cual se dejó de hacer. Habíamos logrado, a lo que hoy apunta el mundo, tener empresas ambientales que utilizan el residuo como materia prima. Me queda el sabor amargo de irme de esta manera. Me hubiera gustado jubilarme en una Planta modelo, pero lamentablemente tuve que tomar otra decisión”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí