En momentos en que los candidatos de los distintos partidos políticos se pronuncian casi de manera generalizada a favor del cuidado irrestricto del medio ambiente, evitando cualquier pronunciamiento favorable a la megaminería, desde el Frente Vecinal Esquel difundieron un comunicado haciendo hincapié en la importancia de mantener una coherencia entre lo que se dice y lo que después se termina haciendo.
“Reivindicamos la política y honramos la palabra y nos expresamos con nuestros actos. No es No, No pasarán, No a la Megaminería”. Así termina la nota firmada por Antonio Pontoriero, en su carácter de presidente del Frente Vecinal Esquel, que fuera dirigida a las asambleas de vecinos/as autoconvocados/as por el No a la Mina de Esquel y Trevelin.
En la misiva Pontoriero señala que “el No a la Mina es un movimiento del cual formamos parte todos los vecinos que nos hemos pronunciado en contra de la explotación megaminera contaminante y expoliadora y que venimos sosteniendo esta lucha desde hace más de 16 años”.
En tal sentido, “el Frente Vecinal Esquel se siente parte constitutiva e inseparable de esta lucha, como tantos otros vecinos y vecinas a lo largo de todos estos años. Es compromiso que asumimos desde el comienzo y que venimos sosteniendo con hechos y lo seguiremos haciendo, no pasa por una necesidad electoralista, sino por el convencimiento más profundo que defendemos todos los integrantes del Frente Vecinal Esquel, no sólo a título individual, sino que forma parte de la doctrina y los principios de nuestro partido”.
Así aclara que está expresamente declarado en la  Plataforma partidaria que se puede ver en el sitio web www.frentevecinalesquel.com.ar . Allí se lee “reconocimiento y apoyo a la Asamblea del No a la Mina como movimiento emblemático de la ciudad, valorando así la lucha sostenida, la cual ha generado que Esquel sea reconocido como municipio comprometido con la defensa del medio ambienta y la salud de sus habitantes en todo el mundo”.
Firmas que se lleva el viento
Anticipa el presidente del FVE que “muchos hoy candidatos seguramente prestarán su firma que luego desconocerán en los hechos, como ha ocurrido históricamente con los partidos promotores de la megaminería. Y ello será así porque, más allá de las intenciones individuales, lo que se impone en las decisiones políticas son los aparatos partidarios. A la hora de la verdad, los compromisos individuales quedan relegados, como lo prueba la quita de las retenciones a las grandes empresas mineras y el voto contra la iniciativa popular, entre otras medidas antipopulares, tomadas por partidos que se dicen enfrentados pero que, en estos temas, se alinean detrás de los grandes intereses económicos”.
Pero Pontoriero alerta que “la voracidad de las multinacionales megaminerías no sería posible sin partidos que se subordinen a sus intereses. Hay que destacar que los candidatos, por imperativo legal, deben comprometerse a cumplir la plataforma del partido al que pertenecen. Es por ello que el foco tiene que ser puesto en las plataformas partidarias. Es allí donde está el compromiso que se asume. Aunque eso por sí solo no basta para asegurar su cumplimiento. Para ello es necesario recorrer la trayectoria de candidatos y partidos para evaluar su credibilidad y coherencia”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí