En la jornada de ayer se conmemoró el Día Internacional de la Mujer y ,más allá de los datos históricos que siempre son importantes recordar, es preciso tener en cuenta la realidad que nos toca vivir.

En muchas ocasiones se escucha decir que “los tiempos han cambiado” y aunque sea una

frase hecha no deja de tener veracidad. Sí, los tiempos han cambiado y las mujeres

lograron ocupar el lugar que siempre debieron tener en la sociedad.

Las mujeres de hoy luchan por sus derechos a viva voz, defienden sus ideas, hacen notar

su presencia en todos los ámbitos, obtienen espacios donde se discuten salarios y

reclaman reformas que consideren su derecho a decidir sobre su cuerpo.

Las mujeres, desde hace ya algún tiempo, sostienen a su grupo familiar, se capacitan para

tener mejores oportunidades en el ámbito laboral y buscan ser parte del proceso de

transformación de una sociedad que no puede quedarse en el tiempo.

El avance es – sin lugar a dudas – notable, ineludible y esperanzador. Pero también es

cierto que aún queda mucho camino por recorrer. Debemos seguir avanzando y

conquistando espacios para lograr todas las modificaciones que nos permitan sentirnos en

plena igualdad de condiciones, que resguarden nuestras vidas y que nos sienten en las

mesas donde se discuten las políticas públicas.

Esta lucha no significa estar en contra “de”, sino reclamar el lugar que siempre debimos

tener para pensar juntos, para acompañar, para transformar la realidad.

Una sociedad más justa no se construye con enfrentamientos de géneros, clases,

creencias religiosas o ideologías político partidarias. Una sociedad más justa es una

responsabilidad de todos. Cada aporte es necesario, cada idea debe ser considerada y

cada voz respetada. Sólo trabajando en unidad podremos tener la Argentina que realmente nos merecemos y anhelamos para nuestros hijos. El desafío está planteado. De nosotros depende.

Foto: Face Consejo Municipal de la Mujer.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí