A poco más de cuatro semanas de celebrar la Navidad los comercios exponen los tradicionales productos para el armado del Arbolito y todas las confituras que suelen (o solían) ser parte de la mesa dulce y del brindis.

Y aunque para muchos la fecha parece un tanto lejana aún  otros comienzan a preocuparse por el dinero que se deberá invertir en las compras de Navidad y Año Nuevo. Los precios tendrán correlato con los aumentos que se sostuvieron durante todo el año y si en 2017 las compras fueron estratégicamente pensadas, este año será necesario agudizar más el ingenio.

En otros tiempos los trabajadores contaban con el Aguinaldo para hacer frente a los gastos de las cenas – a los que se deben sumar los obsequios – pero en caso de percibirlo es posible que no sea suficiente. Y el otorgamiento del bono propiciado por el Gobierno Nacional no sería factible de pagar para las pequeñas empresas que con mucho esfuerzo intentan sostenerse manteniendo a sus empleados.

Los trabajadores estatales (un sector) ya solicitaron al Gobierno Provincial un bono de 7 mil pesos, pero hasta el momento no se tiene mayores precisiones sobre su posible otorgamiento. Y en este panorama tan poco alentador es preciso incluir a quienes perdieron sus empleos y que viven de ingresos mínimos que ellos mismos deben gestionar.

Surgen, en este contexto, los grupos de vecinos que hacen un esfuerzo para colaborar con familias que carecen de recursos para pasar estas Fiestas y arman Cajas Navideñas pensando en una “Nochebuena para Todos”.

La solidaridad – y la posibilidad de ver más allá de las propias carencias – será este año la clave para que muchos vecinos de Esquel no sientan el impacto de la crisis económica en días en que todo debe ser alegría y festejo.

Saber que hay personas que se preocupan por el prójimo fortalece la esperanza, alienta el trabajo conjunto, reconforta el alma y nos permite seguir soñando en un futuro mejor. Allí donde el Estado – en todos sus niveles – está ausente o no llega de la manera en que debería hacerlo brindando fuentes de trabajo o asistencia social como último recurso está el vecino común que nada pide a cambio por su ayuda. En esta Navidad la solidaridad será la protagonista.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí