Por Mariano Romero Cuestas*

 

 

Les comparto una fábula que escuché en una serie muy recomendable de Netflix (Merlí), que habla sobre aquellas cosas que nos proporcionan algún bienestar, pero que, si no sabemos desprendernos a tiempo, podemos llegar a depender de ellas de tal modo que no nos dejen progresar en la vida.

Se trata de la fábula de “la vaquita y la familia pobre”:

Un maestro sabio y su discípulo andaban por un bosque y vieron una casa de madera. Era una casa de aspecto muy miserable y decadente donde vivía una familia muy pobre.

El maestro le preguntó al padre de la familia cómo hacían para sobrevivir en aquellas condiciones. Y el hombre le dijo: “Nosotros tenemos una vaquita. Una vaquita que nos da leche. Y con el poco dinero que ganamos con esta leche sobrevivimos”.

Cuando el maestro y su discípulo se fueron, el sabio le ordenó a su discípulo: “Mata a la vaca”. El alumno, sin saber si hacía bien, fue a buscar a la vaquita, y la tiró por el precipicio.

Unos años después, el discípulo se sintió triste y desesperado, imaginando que aquella humilde familia tuviese que vender el terreno para sobrevivir, por lo que regresó a esa casa para contarles todo lo sucedido y pedir perdón.

A medida que se aproximaba al lugar veía todo muy cambiado, ya no se veía un atisbo de pobreza. Ya no había una vieja casa de madera, sino una enorme casa de piedra, con todo tipo de lujos. Incluso los niños, que antes vestían ropas viejas y rotas, ahora llevaban finas prendas.

Al llegar a su destino, fue recibido por un señor muy simpático.

El discípulo preguntó por la familia que vivía allí años atrás. El señor respondió que seguían viviendo allí. Espantado, el discípulo entró corriendo en la casa y confirmó que era la misma familia que visitó años antes con su maestro.

Elogió el lugar y le preguntó al señor (el dueño de la vaca): “¿Qué hizo para mejorar este lugar y cambiar su vida de una manera tan increíble?”

Y el padre de la familia le explicó: “Nosotros teníamos una vaquita que cayó por el precipicio y murió. De ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos. Así alcanzamos el éxito que puedes ver ahora”.

 

Salir de la zona de confort

 

Muchas veces nos dicen que salgamos de nuestra zona de confort, que tiremos nuestra vaquita al precipicio, una vaquita que representa muchas cosas -un trabajo, personas cercanas, o incluso un título universitario- con las que nos sentimos cómodos y pensamos que nos van a dar de comer toda la vida.

En esta zona de confort, no nos damos cuenta que esas cosas nos atan y no nos dejan progresar, por el solo hecho de que no intentamos dejar de alimentarnos de lo que esa vaquita nos provee y de esta manera no alcanzamos a descubrir ni desarrollar nuevas habilidades.

A veces, ciertas circunstancias nos obligan a deshacernos de la vaquita y podemos descubrir de lo que somos capaces, aunque ciertamente al principio nos cuesta y nos da miedo abrirnos paso por nuevos caminos. Pero a la larga, podemos fomentar nuevas capacidades y alcanzar el éxito.

Esto es lo que me sucedió a mí y a mis colegas y amigos que trabajábamos en los diarios El Oeste y Páginas del Sur, que en su momento fueron nuestras vaquitas. Nos habíamos acostumbrado a que nos paguen mal, fuera de término y sin los aportes correspondientes. Pero nos daban de comer.

Cuando decidimos tirar esas vaquitas al precipicio (tras meses de paro sin obtener respuestas de las patronales), tuvimos que adaptarnos a nuevas realidades. En mi caso, tuve que aprender a hacer los móviles en un programa informativo de radio, algo que nunca había hecho y que me sacó de mi zona de confort (la redacción).

En el caso de mis compañeros, decidieron conformar la Cooperativa de Trabajo “Prensa Unida” para poder editar el Diario La Portada. Allí, además de trabajar de periodistas, reporteros gráficos y diseñadores, tuvieron que aprender a ser administradores, canillitas, cobradores, jefes de redacción e integrantes del Consejo de Administración de una Cooperativa.

En todos estos casos, tuvimos que superar el miedo a perderlo todo, tuvimos que arriesgarnos y aprender nuevos oficios, descubriendo también nuevas habilidades que nos llevaron a superarnos y emprender nuevos proyectos, saliendo de lo rutinario y comprendiendo que somos nosotros quienes debemos movernos para no quedar aplastados.

Aprendimos que, a veces, es necesario tirar la vaquita al precipicio.

 

*Periodista

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí