Maternizar a la sociedad

0

Por Lic. en Comunicación Social Rocío Davel

Hace poco fui madre por segunda vez y comencé a plantearme algunas cuestiones respecto a la maternidad. Ojo que ser madre es lo que más quise en el mundo desde muy chica, pero me di cuenta que la maternidad ha puesto mi paciencia al límite, que podían dolerme partes del cuerpo que no sabía que existían, que el puerperio hay que respetarlo y entender de qué se trata y que siempre está bueno pedir ayuda, no hacerse la “madre súper heroína”.
La lactancia es complicada, adaptarse a un bebé es difícil, y dejar de dormir es tormentoso. Las licencias por maternidad están mal diseñadas y las leyes que “benefician” a la madre están muy desactualizadas. Nos jactamos de haber logrado y obtenido unos cuantos derechos igualitarios, pero estamos muy lejos de realmente haberlos conseguidos.
Justamente la ley que establece los plazos de licencias por maternidad para el sector público de la nación –Ley de Contrato de Trabajo- fue sancionada en 1976. Creo entender que en más de 40 años la mujer ha ganado mayor terreno en lo laboral, es evidente que 90 días de licencia ya no son suficientes, ni hablar de los dos descansos de media hora para dar de mamar.
La lactancia materna es un capítulo aparte. Siempre dicen que la naturaleza es sabia pero no creo que lo haya sido en mi caso. La lactancia materna duele, y mucho, es agotadora, y no siempre se da de forma natural.
Por suerte aprendí a pedir ayudar. Hace unos años existía, en el Hospital Zonal de Esquel, la Unidad de Lactancia Materna. Un espacio integrado por excelentes profesionales – parteras, enfermeras y obstetras- donde encontré contención y mucha información. Los profesionales siguen estando, pero las actuales autoridades del nocosomio no consideran que ese espacio deba seguir existiendo como tal ¿lástima no?
En cuanto a volver al trabajo…eso sí que son palabras mayores. En el 2015, el Ministerio de Salud de la Nación, durante la promoción de la Semana de la Lactancia había planteado 3 objetivos claves para lograr una lactancia exitosa a la hora de volver al trabajo: Unir los esfuerzos de todos los sectores para facilitar que las mujeres puedan trabajar y amamantar en todo lugar; desarrollar acciones por parte de empleadores/as para que dispongan de “Espacios Amigos de la Lactancia” en todos los lugares de trabajo e  informar sobre los últimos avances en protección de los Derechos de las mamás que amamantan y crear conciencia sobre la necesidad de fortalecer las legislaciones nacionales y su aplicación. ¿Alguien más cree que en Esquel estamos muy lejos de lograr alguno de esos objetivos?
Una vez, en una entrevista laboral, me dejaron bien en claro que para obtener el puesto no debía tener hijos. Está claro que no deberíamos tener que elegir entre ser buenas profesionales y excelentes madres.
Si tener un hijo es un regalo de la vida por qué hay veces que nos sentimos culpables por estar embarazadas, culpables por “descansar” durante nuestra licencia, culpables por querer volver a trabajar.  Basta de exigencias, basta de presiones, por favor, que ser madre, ama de casa, mujer y trabajadora no es nada fácil.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí