Una adecuada alimentación, especialmente en los niños, es fundamental. Sin embargo en este marco de crisis económica – con un elevado nivel de desocupación – esto se convirtió en un triste privilegio.

El último informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina elaborado por la Universidad Católica Argentina (UCA) indica que la mitad de los niños del país se encuentran en situación de pobreza. El número que registra el informe marca el porcentaje de 48,1 % del total. Menciona, además, que la miseria alcanza al 10,2 % de los niños medido en términos de ingresos de sus familias.

Las alarmantes cifras no terminan allí ya que el informe asegura que el 33,8 % de los niños desayuna, almuerza y merienda en comedores escolares o barriales. Los investigadores, señalan, que se registró un alza del 8 % en el último año.

Los niños, a los que la clase política debiera cuidar por el solo hecho de ser niños y porque representan el futuro de nuestro país, debieron en un 18 %  disminuir sus consumos alimentarios. El hacinamiento en las condiciones de vivienda alcanza al 22,5 % y la probabilidad de no consultar un médico –ante un inconveniente de salud – se triplica en los estratos pobres.

Como sociedad debemos replantearnos algunos aspectos porque es inimaginable el dolor de un padre o de una madre al decirle a su hijo que “no hay nada para comer”. Pero es la clase política – y puntualmente quienes ejercen cargos públicos en la actualidad – la que debe tomar nota de estas cifras y cambiar el rumbo de sus decisiones porque están afectando a la población en lo inmediato y también a largo plazo.

Un niño que no se alimenta correctamente tendrá dificultades de salud y de oportunidades de desarrollo que comprometerán su futuro. Comer, contar con una vivienda digna, tener acceso a la educación y al sistema sanitario no son privilegios, sino derechos. Y somos los adultos quienes debemos garantizar a los niños de nuestro país una infancia digna, una infancia que puedan recordar con alegría porque ello les permitirá vislumbrar un futuro mejor.

Foto: Imagen Ilustrativa

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí