Los trabajadores agremiados a la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial rechazaron –mediante un comunicado de prensa- la decisión del Ministerio de Agroindustria de la Nación de eliminar el Monotributo Social Agropecuario herramienta fiscal creada para incluir las actividades económicas de las familias rurales del país al mercado comercial formal y acceder a la Obra Social y Jubilación a costo cero por parte de la persona beneficiaria del sector.

El comunicado sostiene que “quienes somos parte, en nuestro caso como trabajadores, de las políticas públicas específicas para la Agricultura Familiar observamos un proceso crítico de abandono del Estado al apoyo sostenido y activo para la promoción del desarrollo integral del sector”.

Y agrega que el Monotributo Social como herramienta fiscal “representa una medida fundamental para incorporar las diversas producciones de la Agricultura Familiar al mercado formal ya que cuentan con factura oficial; modificando uno de los problemas más importantes del sector como es la informalidad, producto de otros problemas estructurales como las dificultades al acceso a los recursos naturales, incluirse de manera ventajosa en los circuitos de comercialización no perdiendo rentabilidad en manos de los intermediarios; o el acceso a la salud, educación o vías de comunicación adecuadas que impactan de manera directa en la actividad productiva de las familias rurales todos los días”.

Los trabajadores sostienen, además, que “la herramienta permite, además, el acceso a la Jubilación por parte del beneficiario y la cobertura de Obra Social del grupo familiar. Es por los problemas estructurales antes señalados que el Estado decidió otorgar a costo cero el Monotributos Social Agropecuario, como política pública central para el desarrollo de la Agricultura Familiar en el país.

Con la eliminación, el productor deberá pagar la mitad del Monotriubuto Social en un contexto donde cada vez son mayores las dificultades en la venta de sus productos y el encarecimiento del pago de servicios, como por ejemplo el aumento del costo de la electricidad para quienes tienen pozos de agua para regar sus cultivos, entre otros aspectos que agravan la situación de la familia rural y que empujan a abandonar la actividad y el lugar donde viven”.

Para finalizar, el comunicado, menciona que la decisión adoptada por el Gobierno Nacional “demuestra una voluntad política adversa de apoyar al sector en su desarrollo, en el marco de las medidas negativas de despidos y desfinanciamiento, mientras el mundo señala lo contrario, como la declaración del Decenio de la Agricultura Familiar 2019-2028 por parte de las Naciones Unidas que invita a fortalecer las políticas públicas existentes. Es por eso que pedimos revertir la medida tomada y mantener el Monotributo Social Agropecuario a costo cero para el productor de la Agricultura Familiar como también profundizar el apoyo al sector en mejorar la comercialización, la infraestructura productiva, el agregado de valor y el acceso a los recursos naturales”.

Foto: Imagen de Archivo.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí