Que las mujeres ganan cada día, aunque aún con cierta dificultad, espacios de protagonismo es una verdad que no tiene margen de discusión. Las mujeres son, bien podría decirse, las protagonistas de su tiempo y en ese marco la defensa de sus derechos se convirtió en una prioridad. Al momento de comprar un producto o adquirir en servicio realizan diversas consultas y si sus expectativas no son satisfechas se quejan y reclaman un resarcimiento. Esta actitud, no siempre valorada, marca una diferencia con los hombres que prefieren no invertir tiempo en esos “detalles”.

Los especialistas, consultados en un informe realizado recientemente por Infobae, coinciden en que esta conducta de la mujer tiene origen en gran medida en su rol antropológico, social y cultural de cuidadora de la economía familiar. Y también por ser quien, en general, está cargo de las compras dentro del hogar.

Las estadísticas de las oficinas de Defensa del Consumidor, a nivel nacional, indican 6 de cada 10 denuncias son presentadas por mujeres y queen mayor medida – se relacionan a los servicios bancarios, telefonía celular, cable e Internet.

De acuerdo con los datos de la Dirección de Defensa del Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (enero-mayo) el 61,6% de las quejas contra los bancos corresponden a mujeres quienes denunciaron irregularidades en la facturación de los costos de los productos bancarios, imposibilidad de dar de baja contratos de tarjetas de crédito y falta de cumplimiento de promociones.

En los servicios de televisión por cable e internet se registra un porcentaje bastante similar: 59 % estando los principales problemas vinculados a incumplimiento del servicio, trabas para rescindir el contrato, sobrefacturación y descuentos anunciados que no se efectivizan. En tanto que en telefonía celular, las mujeres también les ganan a los hombres: 61 % contra un 39 %. Reclaman por problemas con equipos o accesorios defectuosos, problemas de facturación, dificultades para dar de baja el servicio y promociones engañosas.

En distritos del conurbano, como por ejemplo enSan Martín, las mujeres lideran los reclamos en una relación de 70% a 30%, según datos brindados por la Dirección de Comercio y Defensa del Consumidor de esa ciudad hasta la fecha. En Mar del Plata, por citar otro ejemplo, de acuerdo con los registros de la Dirección General de Protección al Consumidor de General Pueyrredón, es 60% versus 40% como en Capital.

Para conocer la tendencia que se registra en Esquel La Portada consultó a María Martínez directora de Defensa del Consumidor quien mencionó que un análisis de los reclamos marca una paridad 50 % a 50 % entre los reclamos de hombres y mujeres. “Las mujeres no sólo se acercan para hacer un reclamo por ellas mismas. En ocasiones tienen que ver con bienes conjuntos o lo hacen en representación del hombre”, indicó. Y señaló que las mujeres “somos más ejecutivas y más conscientes de nuestros derechos. El hombre trata de evitar conflictos y a las mujeres eso no nos preocupa. Entendemos que (reclamar) es algo que corresponde”.

Martínez mencionó, en este contexto, que los reclamos “son muy variados”. Sin embargo advirtió sobre una nueva tendencia “en la Oficina nos preocupa que la gente realice compras sin que haya un proveedor del otro lado. A la gente que compra por Internet, Facebook y hasta por WhatsApp – donde no hay una cara visible o empresa formalmente constituida– lamentablemente no la podemos ayudar. A nosotros no nos contestan el WhatsApp y tampoco es un reclamo que se pueda hacer por esa vía. No hay domicilios a donde se pueda notificar por cédula”.

“Es un derecho”

Rocío Davel, esposa y madres de dos niños, en diálogo con La Portada relató sus experiencias al momento defender sus derechos como consumidora. “Recurrí a Defensa del Consumidor por un reclamo ante una empresa de celulares. Había encargado un equipo y me mandaron otro. Hice el reclamo y lo resolvieron enseguida: devolví el equipo y no tuve que pagar ni un peso”.

Confesó, que más allá de este reclamo puntual “soy una gran reclamadora. Si compro algo que está en mal estado, roto, abierto o se rompe enseguida reclamo. Para mi reclamar es un derecho porque uno está pagando y el producto debe estar en buenas condiciones”.

Manifestó que “mucha gente cree que la empresa no le dará respuestas. Pero la empresa necesita que la publicidad sea buena y tienen la necesidad de quedar bien con el cliente por lo que no sólo toman el reclamo, sino que además te ofrecen alguna atención en forma de resarcimiento. Yo suelo comunicarme con Atención al Cliente y he tenido respuestas con todos los productos”.

En relación al hecho que las mujeres realizamos más reclamos que los hombres sostuvo que “la mujer exige en todos los ámbitos” y agregó que es importante, en tiempos de crisis, cuidar los recursos económicos.

Con perspectiva de género

Sergio Procelli, presidente de Consumidores Argentinos señaló a Infobae en el informe antes mencionado, que “culturalmente aún falta mucho para lograr la igualdad de género en materia de políticas de consumo. Es que todavía la mujer no ha logrado desprenderse de ese rol social que se le asigna como defensora del presupuesto familiar. Y siguen vigentes estereotipos estigmatizantes que muestran a la mujer como compradora compulsiva, inexperta o mera destinataria de productos de belleza. Por eso creemos que los derechos de los consumidores deben efectivizarse con perspectiva de género a través de políticas públicas orientadas a las mujeres”.

FOTO: IMAGEN ILUSTRATIVA. 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí