?

Por Eva Herrera – Periodista

La queja y el reclamo, especialmente en las mujeres, no siempre resulta bien visto. Y sin embargo- en infinidad de ocasiones – somos las que logramos defender nuestros derechos como consumidoras de la forma más efectiva.

Hace dos años compré un celular, herramienta fundamental para mi trabajo como periodista, y a los pocos meses comenzó a tener inconvenientes. El producto aún estaba en período de garantía por lo que decidí recurrir al local comercial donde un empleado (un joven muy amable y que merece mi respeto por su paciencia) intentó ofrecerme una solución. La misma consistía en enviar mi teléfono a otra ciudad para lograr una posible reparación del mismo. De no poder ser sujeto de reparación el teléfono debía volver a Esquel donde el comercio haría un cambio del aparato.

Si bien valoré la predisposición para encontrar una solución al problema los plazos eran demasiado extensos porque mi trabajo cotidiano me demanda estar todo el tiempo conectada desde el celular. Esto fue, precisamente, lo que expliqué a María Martínez a cargo de la Oficina de Defensa del Consumidor quien inmediatamente tomó contacto con el gerente del local y consiguió que me prestaran un teléfono hasta tanto el mío fuera reparado o reemplazado.

El servicio de Internet, al que considero básico por el trabajo que realizo, también me trajo algunos dolores de cabeza. El año pasado, un día sin más, dejó de funcionar en mi hogar. Comencé un largo camino de reclamos telefónicos explicando los motivos por los cuales era necesario que un técnico solucionara el problema, pero fue en vano. Las llamadas fueron muchas y sin resultados: el técnico brillaba por su ausencia. Así pasaron tres largas semanas –  en las que perdí dinero y gané frustración – hasta que decidí recurrir nuevamente a María Martínez.

La intervención de la Oficina de Defensa del Consumidor logró un resultado inmediato. La misma mañana que informé del problema la empresa se comunicó para asegurarme que el servicio seria restablecido. Y efectivamente así fue: al llegar a casa ese mediodía ya tenía Internet. Y para compensar las molestias que me ocasionaron realizaron un descuento en el pago de la factura del mes siguiente.

Estas dos experiencias, y otras escuchadas en el mismo sentido, me confirman que las intervenciones de la Oficina de Defensa del Consumidor de Esquel logran resultados positivos por lo cual dicho trabajo debe ser valorado. Me indican, también, que siempre es importante realizar los reclamos o consultas que consideremos necesarios en relación a productos adquiridos y / o servicios contratados. Nadie mejor que nosotros para defender nuestros derechos y cuidar los recursos económicos especialmente en tiempos en que estos últimos no abundan.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí