La Comisión Directiva de la Asociación de Bomberos Voluntarios resolvió designar con el nombre de “Comisario Inspector Bombero Voluntario Oscar Suárez” al Cuartel principal de la ciudad.

El anuncio se realizó en el marco del acto realizado esta tarde por el “Día del Bombero Voluntario” y el nuevo aniversario de la institución en la ciudad. El 33.

La noticia tomó por sorpresa al propio Oscar Suárez, quien no contuvo la emoción por tamaño reconocimiento. Merecido, por cierto.

El destacamento de la Avenida Ameghino ya lleva la placa con el nombre de este vecino de 81 años, quien aún hoy sigue siendo un activo colaborador de Bomberos.

Hace algunas semanas diario La Portada realizaba una entrevista a don Suárez. A continuación algunos fragmentos del reportaje donde repasa su vida en la institución.

La Portada: ¿Por qué decidió ser bombero?

Oscar Suárez: Cuando yo era chico, y Chubut era todavía territorio nacional, llegan a la Policía las primeras unidades de bomberos. Vivíamos pegadito a la Comisaria y las veía todos los días y eso me gustaba. El tiempo pasó y durante las vacaciones venía a Esquel. En 1953 se crea aquí el primer Cuerpo de Bomberos Voluntarios Municipales. Me acerqué a y me invitaron a estar con ellos. Luego cuando llegó el Gobierno Militar desaparecieron los Bomberos. En 1964 ingresé a trabajar al área de Bosques siendo administrativo. Una parte de ese sector tenía que ver con los incendios forestales y se reavivó el interés por los incendios. A fines de 1969 estaba en contacto con el Instituto Forestal Nacional que tenía un Departamento de Prevención de Lucha contra Incendios Forestales y armaron un subcentro en Esquel y como estaba interesado en el tema quedé como encargado. Comencé a estudiar más y a capacitarme en incendios forestales. También empecé a apagar incendios. En 1976 comenzó a surgir en Esquel la idea de armar un Cuartel de Bomberos. Y el 8 de Noviembre de 1978 se forma la Comisión Provisoria de la Asociación de Bomberos Voluntarios. Se tramitó la Personería Jurídica y se comenzó a armar Bomberos dentro de la Asociación iniciando el trabajo en 1981.

L.P: ¿Cuánto tiempo permaneció en la actividad?

O.S: Me retiré hace 9 años, pero sigo yendo casi todos los días en el Cuartel. Fui el fundador del Cuerpo Activo y el primer jefe del Cuerpo Activo. Pasó el tiempo y hay muchas cosas que se deben tener en cuenta para apagar un incendio y resguardar los bienes. Hay que estar tranquilo para poder trabajar bien y que nada juegue en contra.

L.P: ¿Qué fue lo más complejo de los primeros años?

O.S: Lo más difícil fue conseguir la gente, explicarles que era un trabajo voluntario y cuáles eran los riesgos como así también el trabajo a realizar. Se presentaba mucha gente, pero había que evaluar a la persona en diferentes aspectos.

L.P: ¿Recuerda incendios de importancia?

O.S: Hubo incendios grandes y eso – lamentablemente – sirvió para que la gente entendiera la importancia de tener un Cuerpo de Bomberos bastante bien organizado. Recuerdo el incendio de Casa Roberto que estaba en calle Rivadavia donde ahora funciona una zapatería. La gente nos ayudó mucho para poder construir nuestro Cuartel que fue inaugurado el 2 de Junio de 1985. La primera sirena fue regalada por Yiyo Simeoni.

L.P: ¿Qué fue lo más gratificante de los inicios?

O.S: El reconocimiento del pueblo hacia el Cuartel de Bomberos y esto es algo que se mantiene. También nos obligó y nos obliga a prestar mejor servicio.

L.P: ¿Cómo se desarrollaba la convivencia dentro del Cuartel?

O.S: La convivencia siempre fue buena. Había algunas rencillas internas, pero eran algo del momento que surgía durante algún incendio. Cuando yo era el Jefe hacíamos una especie de “tercer tiempo” y charlábamos sobre lo que se había hecho bien o mal. Si había algún roce se arreglaba en el momento.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí