Lo aseguró Carlos Miguens dueño del emprendimiento Cerveza Artesanal Esquel que, desde hace nueve años, gana posiciones en los mercados de productos artesanales. El próximo desafío, aseguro, será ampliar la fábrica para aumentar el volumen de producción y llegar a otros puntos del país.

Cerveza Artesanal Esquel, con fábrica situada en el barrio Covitur, nació hace nueve años de la mano de un joven que en principio sólo sintió curiosidad y que luego creyó necesario enfrentar el desafío de conquistar mercados con un producto artesanal.

La ayuda de sus padres fue, en la primera etapa, más que importante porque permitió dar forma a un proyecto y luego se transformó en el apoyo moral que todos necesitan para superar obstáculos cada día. Carlos Miguens, en esta entrevista con La Portada, repasa los inicios de su emprendimiento productivo que emplea a otros vecinos y que logró crecer de la mano de la creatividad, el trabajo en equipo y la constancia. Relata, además, la satisfacción de haber sido premiado y los proyectos que tiene para su fábrica.

La Portada: ¿Cómo surgió la idea de iniciar este emprendimiento?

Carlos Miguens: Fue simplemente por intriga. En la Facultad tenía un compañero que fabricaba cerveza. Me llamaba mucho la atención elaborar un producto artesanalmente y posicionarlo en el mercado. En pocos meses se transformó en un proyecto que tardó algunos años en surgir.

L.P: ¿Realizó un estudio de mercado antes de comenzar?

C.M: Hice un estudio para poder acceder a un financiamiento del Gobierno. Preguntamos a los comercios de Esquel si les interesaría vender una cerveza porque en esa época solo había una producción local que era del Bar Tío Canuto. Cuando el local cerró el dueño nos vendió los equipos y con ellos arrancamos. Al año debimos cambiar los equipos de la fábrica.

L.P: ¿Contó con apoyo económico para poner en marcha el emprendimiento?

C.M: Tuve el apoyo que me pudieron brindar mis padres. El aliciente más importante fue que me prestaran un garaje y la ayuda para comprar los insumos con los que mejoramos las instalaciones. No arrancamos con un crédito productivo o apoyo para actividades de emprendedorismo que hubo en algunas oportunidades. El comienzo fue muy divertido porque debimos ser creativos al momento de gastar plata e invertir en recursos. Mi papá me ayudó con las instalaciones de gas, luz y agua. Eso fue importante porque debimos incursionar en rubros desconocidos y aprender de todo un poco. Las instalaciones, al hacerlas nosotros, tienen otro encanto. Comenzamos dos personas: un compañero de Facultad y yo. Luego nos separamos y quedé yo. Ahora somos, en la fábrica, tres personas en planta y dos en administración. Indirectamente hay otras personas que trabajan en este rubro.

L.P: ¿La competencia es difícil?

C.M: Con el tiempo fueron surgiendo otros emprendimientos cerveceros que van creciendo gracias a los que fuimos precursores y bancamos a lo que hoy se conoce como la revolución cervecera. A casi diez años seguimos trabajando para que este emprendimiento crezca y siga cruzando fronteras. Todos somos colegas y no hablamos de competencia, nosotros nos cooperamos para que todos los emprendimientos crezcan. La revolución cervecera consiste en concientizar al público para que consuma lo artesanal.

L.P: ¿Cómo afecta la crisis económica a emprendimientos como Cerveza Artesanal Esquel?    

C.M: La crisis se nota en todos los puntos del país porque la gente resigna gustos personales para pagar otras cosas que son de primera necesidad. De todas maneras creemos que los emprendimientos cerveceros son a prueba de crisis y esto se demostró en 2001.

L.P: ¿Recibió reconocimientos por este trabajo?

C.M: En 2012 nos galardonaron a nivel nacional con el Premio Joven Empresario Argentino en la categoría Desarrollo Productivo Regional. Eso fue un aliciente de la CAME hacia un emprendimiento en pleno desarrollo. En 2016 obtuvimos una medalla de plata en la Copa Argentina de Cervezas. Obtuvimos, también, premios provinciales.

L.P: ¿Cuál ha sido el mayor logro en estos casi diez años?

C.M: El mayor logro fue la constancia, perseverancia, dedicación y haber sido lo suficientemente creativos para mantenernos en el mercado y siempre avanzando pese a todos los problemas. También hay que reconocer a toda la gente que hizo posible esto como a los integrantes del equipo de trabajo, a mis padres que me ayudaron en la primera instancia y siempre estuvieron cerca para que la Cervecería creciera.

L.P: ¿Cuáles son los proyectos a futuro?

C.M: Los planes pasan por la ampliación de la fábrica con la idea de llevarla a una escala productiva más grande mejorando la calidad y ampliando el volumen de producción para copar el mercado y llegar a otros lugares de la Patagonia. Actualmente abarcamos Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. Y estamos ingresando, tímidamente, en provincia de Buenos Aries.

L.P: ¿Qué consejo ofrecería a quien tiene intenciones de comenzar un emprendimiento?

C.M: Le diría que es el mejor momento para emprender porque en la crisis aflora la creatividad y todo el mundo está dispuesto. Un emprendimiento es algo que puede disfrutar el emprendedor y mucha gente que lo rodea. Y – sin dudas – se puede vivir de emprender.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí