La Municipalidad sostiene que el SEM dejó de ser deficitario y que ya no se pierden 300 mil pesos mensuales como al inicio de la gestión Ongarato. Los funcionarios destacan, además, que hoy existe un orden en el tránsito céntrico. Pero también genera ruido. Las infracciones llueven en silencio y las notificaciones llegan muchas veces con varios meses de retraso.

El Tribunal de Faltas recibe hoy tanta gente como la Bristol de Mar del Plata un 15 de enero a las cuatro de la tarde. Las largas filas en la dependencia municipal tiene casi que un motivo exclusivo: el SEM. El juez Juan Colihueque no da abasto. Tiene en su escritorio decenas de descargos, expedientes que analizar y reclamos por la concreción de multas.

La queja es común. Repetida. Casi un calco en la mayoría de los casos. Una notificación cae en el domicilio de un vecino, la cual le indica que debe presentarse en el Tribunal de Faltas en un plazo de cinco días hábiles para resolver el pago de una infracción cometida (supuestamente) mucho tiempo antes. La imputación, no abonar el estacionamiento.

“Nunca me pusieron la tarjeta azul o la roja en el auto”, es uno de los argumentos más utilizados en los descargos. Pero la sorpresa es más grande aún cuando la persona escucha el monto de la sanción. Arriba de 600 pesos. Y rezar que sea una sola porque de lo contrario, ajustarse los cinturones y pelar los billetes, los de mil por supuesto.

Índice alto

La subsecretaria de Gobierno, Evelin Austin, confirmó que el Sistema de Estacionamiento Medido genera un promedio de 150 infracciones diarias. Sacando una cuenta rápida, al mes serían algo así como 4.500. Reconoció que el porcentaje sigue siendo alto. “Ojalá pueda dar una buena noticia y decir que bajó”, manifestó.

Atentos a distintos cuestionamientos y planteos, desde la Municipalidad habilitaron una función en la página web oficial para consultar el registro de sanciones. “Si la fecha no superó las 72 hs. podrá abonarla en cualquier punto de venta, sino deberá dirigirse al Juzgado de Faltas sito en Avenida Alvear 819”, avisan en el sitio.

“La gente que más tiene infracciones es la que no quiere pagar”, disparó Austin y aseveró que no poseen inconvenientes aquellos que cuentan con la aplicación. Aclaró, asimismo, que los famosos diez minutos “no son gratis”, añadiendo que al momento de estacionar el vecino debe activar la aplicación o dirigirse a los puntos de venta.

Sin déficit y con orden en el tránsito

Por otro lado, la subsecretaria de Gobierno ponderó que el SEM no ocasiona pérdidas para las arcas municipales como sí ocurría al inicio de la actual gestión. Por aquel entonces, se decía que tenía un fuerte déficit, cercano a los 300 mil pesos mensuales. Insoportable. Esto fue lo que motivó a diseñar el nuevo método de cobro.

La oposición suele criticar el componente recaudatorio, entre otras cosas. “Si así fuese lo hubiésemos llevado de 8 a 10 pesos”, planteó Austin, resaltando que el sistema permitió ordenar el tránsito en la zona céntrica de la ciudad. “Ahora hay espacios para estacionar”, aseveró.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí