El reconocido periodista regresará, el lunes 5 de marzo, a las mañanas informativas desde Radio Kalewche. Promete un programa dinámico con una amplia agenda de temas al que sumará su “impronta personal”. Aseguró que “la intención es hacer un periodismo plural”.

Ejercer el periodismo no siempre resulta fácil. De hecho cuando se hace con ética, profesionalismo y un marcado compromiso social tiene un precio que tarde o temprano se paga. Para algunos trabajadores de prensa eso supone un despido injusto – basado en argumentos que nada tienen que ver con la profesión – y para otros significa una reasignación de funciones con el claro objetivo de acallar esa voz crítica que supo ganarse el respeto de la comunidad y de sus colegas.

Este es el caso de Dante Lobos quien hasta septiembre pasado fue el conductor del programa La Antena de Canal 4 y que por decisión de la empresa hoy realiza trabajos de edición. En esta entrevista con La Portada el periodista hace un repaso de sus inicios profesionales, cuenta por primera vez ante un medio de comunicación los detalles del alejamiento de la pantalla del canal local y adelante lo que muchos estaban esperando: su regreso a las mañanas informativas.

La Portada: ¿Cuáles fueron tus inicios en el Periodismo?

Dante Lobos: Mis inicios en el Periodismo fueron en la ciudad de Córdoba – donde me recibí después de haber estudiado en un Colegio Universitario – haciendo un poco de todo. En Radio hice una columna de espectáculos y después escribí algunas publicaciones en Revistas. Ya en Esquel comencé a trabajar en Canal 4 como notero y movilero. También trabajé, como redactor, en el Diario Páginas llegando a ser secretario de redacción e hice periodismo institucional para algunos organismos de la localidad. En 2005 se comenzó a consolidar el trabajo de conductor en el programa matutino de Canal 4.

  1. P: ¿Cuál fue el momento más difícil en el ejercicio de la profesión?

D.L: Hubo varios momentos difíciles. Los más complejos de sobrellevar y entender lo que está pasando, para saber cómo actuar con ellos, tienen que ver cuando a cierto sector del poder le empieza a molestar el trabajo que uno hace. Es difícil sostener eso en el día a día pensado cómo realizar la tarea de la mejor manera sin exceder límites y haciéndolo de la manera más profesional posible. Es difícil cuando un alto funcionario, como me ha pasado, te insulta en público porque se debe mantener la compostura profesional y uno se lleva eso a su casa. Pero cuando uno está convencido que hace las cosas dentro de la ética tiene la tranquilidad de saber que está haciendo lo correcto. 2017 fue un año difícil desde lo profesional para muchos con los acontecimientos que ocurrieron en nuestra zona. También fue un año de desafíos para mí, desde lo profesional, por cómo debía abordar ciertas temáticas muy complejas (el conflicto de los pueblos originarios, derechos humanos y el cómo jugaban los sectores de poder).

L.P: ¿Qué significó dejar la conducción del programa La Antena?

D.L: No fue una decisión propia. Fue un momento complicado, un impacto en lo profesional y personal. Llevó un tiempo superarlo. Fue un momento para darme cuenta que las cosas se venía haciendo estaban bien. Me fortaleció el apoyo de muchísima gente. Todavía no dejo de sorprenderme. Desde septiembre hasta el día de hoy la gente me sigue mostrando su apoyo. Muchos ni siquiera estaban de acuerdo con las cosas que yo decía, pero entendían que tenían un espacio para reflexionar sobre temas y debatir aún sin el contacto directo.

L.P: ¿Qué fue lo primero que pensaste cuando te notificaron que debías dejar la conducción de La Antena?

D.L: Que era una equivocación. Estaban en sus facultades de tomar esa decisión porque soy empleado de la empresa y pueden reubicarme en lugares que tengan que ver con mi tarea. Entendía que, desde lo operativo y por el trabajo que venía haciendo, era una equivocación. Para mí esto es una etapa superada y llega el momento de otros desafíos. Estoy infinitamente agradecido con la gente de Esquel, la zona y hasta del país por mostrarme su apoyo. Esto hace que deba devolver ese apoyo manteniendo el compromiso que tenía con la profesión.

L.P: ¿Cuáles son los próximos desafíos profesionales?

D.L: Surgió, a la par de mis expectativas, el llamado de Radio Kalewche. En diciembre comenzamos a hablar de que pudiera hacer el programa informativo de la mañana. Este proyecto finalmente se concretó y el 5 de marzo comenzamos a hacer el informativo de la Radio en el horario de 9 a 12. Será un programa que tendrá la impronta personal que le pueda dar con una mirada crítica de la realidad local, provincial y nacional. El programa se llamará Mañana de Lobos porque me acompañará una hermosa jauría compuesta por María Lloyd, Federico Ovidi y Pablo Peralta además de todo el equipo de Radio Kalewche.

L.P: No es extraño que la propuesta surja de una Radio con un perfil similar al tuyo.

D.L: La Radio encaja muy bien en mis expectativas y en la manera que tengo de trabajar. Es una Radio comunitaria, cuyo sentido y objetivo, es darle participación a la comunidad y especialmente a ciertos sectores a los que se les hace difícil acceder a los medios de comunicación. La idea es hacer un programa muy amplio en cuanto a las temáticas. Para mí nadie está vedado para hablar porque la intención es hacer un periodismo plural tocando todos los temas (cultura, deporte, política, derechos humanos, medio ambiente). Será un programa dinámico con un toque de humor. Vamos a hacer periodismo incómodo para ciertos sectores de poder que pretenden que no hagamos periodismo, sino propaganda.

L.P: ¿Cuál sería tu mirada crítica respecto del ejercicio del periodismo actual?

D.L: Creo que a nivel local nos falta juntarnos un poco más para entender que somos un colectivo de muchos profesionales. Sabiendo que somos un colectivo que forma parte de esta comunidad es más fácil plantarse luego cada uno en los medios para trabajar de mejor manera. En los medios los empresarios  ponen limitaciones a la labor de los trabajadores, pero cuando estamos en los medios pensamos que estamos un poco solos si no tenemos una representación gremial o esta posibilidad de juntarnos para hacer un mejor periodismo. A nivel local no falta profesionalismo ni ganas de hacer mejor periodismo. Solo falta que nos juntemos y hagamos fuerza por eso. A nivel nacional el periodismo es bastante paupérrimo y poco creíble. En la gente hay una desconfianza muy fuerte en los medios de comunicación nacional y bien ganada se tienen esa desconfianza.                     

          

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí