La afirmación corresponde a Adolfo Alarcón quien fuera durante muchos años el conductor del Noticiero de Canal 4 y hace alusión al ejercicio del periodismo a nivel nacional. Destacó, en contraposición, el compromiso de los periodistas de Esquel “salvo algunas excepciones que militan para determinados gobiernos o intereses económicos”.

En el periodismo es difícil encontrar profesionales críticos de la realidad, comprometidos con sus ideales y con su comunidad. Y que esas características y sus rasgos de personalidad los conviertan en referentes entre sus colegas. Este es el caso de Adolfo “Fito” Alarcón periodista – quien se retirara hace poco más de un año de la pantalla de Canal 4 -, abogado y vecino comprometido con la lucha por el medio ambiente.

En esta entrevista con La Portada recordó sus inicios en la profesión y dialogó sobre su identificación con la Asamblea del No a la Mina, el ejercicio del periodismo y la determinación de dedicarse por completo a la abogacía. También compartió su visión sobre el Periodismo actual a nivel nacional y local.

La Portada: ¿Cuándo decidiste dedicarte al Periodismo?

Adolfo Alarcón: Empecé trabajando en el viejo Canal 3 en locución comercial en 1985. Me presenté de cara dura porque no soy locutor y me aceptaron. También trabajé en el área de Programación y al año siguiente me incorporé al noticiero con María Elena Paggi. Un tiempo estuve solo y luego se sumó Néstor González con quien compartimos muchos años en Canal 3 y después Canal 4 dándole una apertura a todas las actividades de la comunidad. La gente se fue apropiando de ese noticiero durante mucho tiempo. También trabajé en Radio Nacional como locutor y en Radio Fénix.

L.P: ¿Cuál fue el hecho que te marcó dentro de la profesión?

A.A: Un momento bisagra en Esquel, más allá de la postura que tenga cada uno, fue el Plebiscito del 2003. Conseguir que se hiciera fue una lucha porque algunos no querían. Y otros decían que se hiciera igual total Minera El Desquite tenía mucha plata para publicidad y lo daban por ganado. Para mí fue una gran goleada de la comunidad lograr ese 81 por ciento del No a la Mina que hasta hoy se mantiene. Desde lo periodístico fue un sacudón importante porque hubo un corte transversal en la comunidad. Había muchos desocupados en Esquel, la Minera les prometía trabajo y sin embargo la dignidad de la gente hizo que votaran por el No. Eso me impactó mucho.

  1. P: ¿Tu compromiso social y decir lo que pensabas te trajo inconvenientes?
  2. A: Si, hubo gobiernos que se enojaron mucho y llamaban a la Empresa para hacer recortes de publicidad porque teníamos esta postura tan crítica. También hubo algunos enojos de gente que estaba por el Sí y lo tomaban como algo personal, entonces yo les molestaba un poco pero asumí esa postura con mucha convicción como muchos otros vecinos que trabajaron anónimamente. Cuando uno fija posturas trae consecuencias.

L.P: De hecho integras la lista de vecinos espiados.

A.A: Eso también fue algo que me impactó cuando en agosto de 2015 se conocieron las fichas confeccionadas por la gente del Servicio de Inteligencia que el gobierno anterior negó. Me impactó esa foto. El hecho de ser espiado hizo que tomara otras precauciones. Hay una deuda de la Justicia y espero que alguna vez se sepa la verdad: quién nos espió, por orden de quién y cuánto nos espiraron porque aparecieron algunas fichas, pero no sabemos si nos pincharon los teléfonos y correos electrónicos. Es gravísimo que se persiga gente en democracia.

L.P: ¿Cómo vivió esta situación la familia?

A.A: Con inquietud especialmente mis hijos. Luego que pasó el momento inicial seguimos haciendo una vida normal.

L.P: Cómo analizarías el Periodismo actual a nivel nacional y local?

A.A: Veo que hay un Periodismo nacional con poca investigación, poca profundidad y muy comprometido con un Gobierno o con la oposición. Están faltando medios y periodistas críticos que se animen a preguntarle en profundidad tanto a Macri (Mauricio) como a Cristina (Kirchner) y que no vayan para donde calienta el sol. Esto también puede ser en el periodismo provincial. Tiene que haber un periodismo que sea sano en su crítica y que vaya a fondo investigando los temas. Cuando vemos que no se priorizan las clases más vulnerables tiene que haber un periodista que las saque a flote. Veo un periodismo nacional más pendiente de la farándula que en los temas profundos de la Argentina y también observo que el periodismo nacional mira mucho hacia afuera y no quieren mandar sus periodistas al interior salvo cuando les reditúa como sucedió con el caso Maldonado. Yo no veo un periodismo federal. A nivel local me parece que hay más compromiso salvo algunas excepciones que militan para determinados gobiernos o intereses económicos. A veces hay periodistas comprometidos y propietarios no tan comprometidos o condicionados por la Pauta que le ayuda a sostener el medio. Yo creo que la función del periodista es ser crítico de la realidad, de las autoridades y de los dirigentes. Ser adulador de los dirigentes nos aleja de la comunidad.

L.P: ¿Qué te genera mayor preocupación de la actualidad de Esquel?

A.A: Hay falta de fuentes laborales. Falta coordinación entre Municipio, Provincia y Nación para decidirnos a explotar nuestros recursos naturales. Creo que habría que aprovechar los tres estamentos del Estado, más el privado, para darle un empujón al turismo porque tenemos mucha potencialidad. También hay otras producciones en la zona que no se potencian. Los grandes proyectos no bajan a la realidad. El tema minero me preocupa: en febrero de este año me crucé en la Plaza con el entonces gobernador Das Neves (Mario) y me manifestó – en una charla informal – que desde el Gobierno Nacional le estaban pidiendo habilitar la minería en la Meseta. Nación sigue haciendo lobby, con más fuerza en esta gestión, para habilitar la minería en la Meseta y después en toda la provincia.

L.P: ¿Te costó tomar la decisión de dejar el Periodismo?

A.A: Tenía ganas de seguir haciendo periodismo, pero no encontraba un equilibrio de tiempo para cada actividad. Eran muchas horas de trabajo entre Canal 4 y el ejercicio de la abogacía y tenía que optar. También tuve un episodio de salud y es necesario cuidarse. Después de eso igual me llevó un año optar por la abogacía.

L.P: ¿Consideras volver en algún momento?

A.A: No lo tengo pensado aunque desde el Canal me han ofrecido un programa semanal. Por ahora diría que no porque me quiero dedicar a la abogacía y hacerlo lo mejor posible. Yo agradezco mucho el cariño que me brinda la gente. Le pediría a la comunidad que sigamos luchando por los ideales que tenemos defendiendo nuestro ambiente de manera pacífica y razonable participando de las decisiones colectivas y que las autoridades no le tengan miedo a las audiencias públicas. Necesitamos más democracia y participación.         

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí