La empresa social, que fue creada en 2010 y depende del Servicio de Salud Mental del Hospital Zonal de Esquel, dejará de funcionar a partir del 1° de noviembre. La coordinadora Ingrid Ruscitti confirmó ayer a La Portada que Quenuir permanecerá cerrada hasta tanto el Ministerio de Salud consiga un nuevo espacio físico.

Quenuir abrió sus puertas en mayo de 2009 como dispositivo de capacitación e inclusión laboral que dependen del Servicio de Salud Mental del Hospital Zonal de Esquel. Empezó siendo un taller llamado “El Camino de la Lana”, y en Agosto del 2010 se convirtió en una Empresa Social de la cual hoy participan veintitrés emprendedores con sus manos en expresión de la creatividad puesta en cada producto.

Su coordinadora, Ingrid Ruscitti, destacó en diálogo con este medio los alcances de la Ley de Salud Mental Comunitaria a través de la cual “comenzaron a redefinirse los derechos humanos de las personas que pasaron o tienen un padecimiento psíquico”. También remarcó que en la ciudad estaba “la ventaja de que no había ningún neuropsiquiátrico ni privado ni publico entonces a raíz de esto funcionaba el Centro de Día de Salud Mental y apareció la necesidad de una empresa social”. Fue así como nació Quenuir. “Su función es recibir a la persona que lo requiera, comúnmente las derivaciones vienen del Servicio de Salud Mental y también hay mucho interés espontáneo, de gente que conoce la situación y se acerca”, explicó.

El objetivo de esta empresa social es que las personas vuelvan a empoderarse con respecto a ellas mismas, recuperar todos sus vínculos y su identidad después de la crisis que llegan a atravesar. “Sólo las personas que pasan por un padecimiento psíquico saben lo que es, porque es devastador en todos los ámbitos de la vida, sobretodo en el laboral”, confío la coordinadora.

Aquí es donde queda demostrado una vez más que “el trabajo dignifica” y no es solo una frase. Ruscitti en este sentido señaló que las personas que llegan a Quenuir “comienzan a descubrir que pueden hacer cosas con sus manos, lo que es terapéutico, y a partir de esto se empoderan, empiezan a tomar decisiones y reordenan el gran tablero de la vida que estaba en una situación de caos”.

 

Potenciar las habilidades laborales

El trabajo se realiza con personas de 18 años en adelante, no hay límites de edad y hasta han llegado a recibir gente de 80 años. Esta empresa social elabora diversos productos de fieltro a través de la lana de oveja por las cualidades que tiene a nivel terapéutico. Se trabaja con la mecha de la lana, que puede ser peinada o no a nivel industrial, además de agua y jabón. Así es como se logra un paño y a partir de esto se pueden múltiples productos como pantuflas, mantos e indumentaria.

“El fieltro es una excusa para nosotros porque a través de lo que podemos hacer trabajamos en todas las habilidades laborales de la persona: la responsabilidad, el cuidado del cuerpo, la relación con el otro, cómo respetar las consignas”, destacó.

El objetivo es que el producto que se elabore sea de calidad ya que eso los posiciona a los emprendedores desde un rol diferente. “Los saca del rótulo del loco que no sirve o hace cosas incoherentes”, sostuvo Ruscitti. Al tiempo que agregó que “uno sabe que lo pueden hacer, lo logran y es excelente. No importa si hacen una parte o diez pasos que lleva el producto, sino que lo hagan y cada uno lo hace con su singularidad, con su ritmo, tiempo y modo”.

 

“No tenemos alquiler”

La coordinadora anunció con mucha angustia que “Quenuir a partir del 1 de noviembre deja de funcionar porque tenemos que entregar esta casa, está toda la voluntad a nivel provincial y local de conseguir un alquiler pero no lo estamos pudiendo lograr. Ahora están viniendo algunos emprendedores a ayudarnos a embalar y los que requieren mayor asistencia no están viniendo porque no es terapéutico”.

Reconoció que la situación “está siendo muy difícil porque para ellos ésta es su casa, su base de contención y para nosotros como equipo también está siendo complicado porque hemos tenido otros alquileres pero siempre hemos sabido a dónde nos mudábamos”. Sin embargo en esta oportunidad lo desconocen y es todo incertidumbre.

Ruscitti aseguró que este momento “lo estamos viviendo con mucha angustia porque no sabemos por cuánto tiempo va a ser. El hospital no cuenta con ningún espacio y por ahora no tenemos ningún lugar alternativo. Nosotros seguiremos trabajando pero me preocupan los emprendedores, el otro día uno de ellos nos dijo que no quiere quedarse en su casa a pensar y no queremos que esto les signifique un retroceso”.

Asimismo aclaró que “desde provincia nos dijeron que la plata estaría y no hay una decisión de que no continúe; esto es consecuencia de que no se ha pagado el alquiler por mucho tiempo”.

Por último la coordinadora manifestó que confía en que la situación se va a resolver. “No vamos a bajar los brazos por ellos”, finalizó.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here