Los trabajadores que integramos Diario La Portada, durante más de un año, sufrimos el no pago de nuestros salarios por lo que decidimos conformar una Cooperativa de Trabajo convirtiéndonos en hacedores de nuestro propio destino laboral. Durante ese año de lucha por recuperar nuestras fuentes de trabajo tuvimos incontables muestras de afecto y solidaridad por parte de la comunidad.

Cada palabra de aliento y sonrisa afectuosa nos dio las fuerzas necesarias para transitar el desconocido camino de la autogestión que nos permitió volver al trabajo y brindar a Esquel el Diario que se merece.

A cuatro meses de la primera edición de La Portada podemos decir que es el Diario de la comunidad y que seguirá creciendo gracias a ella porque la solidaridad sostiene a este proyecto de comunicación alternativo.

Este ejemplo de solidaridad colectiva nos hace pensar en que un mundo mejor es posible, en que cada gesto solidario suma al bien común y en que si todos aportáramos lo mejor de nosotros mismos podríamos construir una sociedad más justa donde las acciones correctas no sean noticia, sino parte de la cotidianeidad.

Solidaridad y honestidad son valores que no debieran pasar de moda porque sin ellos no es posible construir un mundo que pueda ser habitado por nuestros hijos y nietos.

Una sociedad más justa no es una utopía, es una posibilidad cierta para la que todos deberíamos trabajar con el solo fin de hacerla realidad. Y la solidaridad puede ser el camino más confiable, seguro y gratificante para tener ese mundo más seguro y justo en el que merecemos vivir. De todos y cada uno de nosotros depende, asumamos el desafío.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí